domingo, 7 de julio de 2013

secuestro y sexo oral en una escuela

Padres de alumnos de la escuela n°119 de Lisandro Olmos, denunciaron que las autoridades del establecimiento minimizaron el secuestro de un niño de ocho años. A este hecho se suma, el relato de alumnos de 12 años que aseguran que una compañera practica sexo oral a cambio de 20 pesos. El último jueves de junio un hecho inédito sacudió la tranquilidad de la comunidad educativa de la escuela primaria n° 119, ubicada en 197 entre 46 y 47, de la localidad de Lisandro Olmos, partido de La Plata. Este establecimiento se encuentra enfrente de una Unidad Penitenciaria y el movimiento de gente es mucho más abundante en la zona, durante los días en que los detenidos de esa institución reciben la visita de sus familiares.
Según el relato de algunos padres de niños que asisten a esa institución, un alumno de segundo grado, de 8 años de edad, fue secuestrado por dos adolescentes. El dramático hecho sucedió a la salida del colegio, al finalizar el turno mañana. Según el relato de los padres a NOVA, el egreso de la escuela es “caótica y descontrolada” porque los niños son formados en el patio delantero y ahí esperan ser retirados. En ese momento, el cruce entre padres, familiares, niños y docentes no es organizado y entre gritos, señas y gestos cada chico se va retirando del lugar. Los padres manifestaron, que el jueves, un niño de segundo grado, de 8 años de edad, le avisó a su maestra que su abuelo lo estaba esperando. Al parecer, la maestra sin verificar que esto fuese así, dejó que el niño corriera a su encuentro. Sin embargo, el pequeño hasta pasadas algunas horas no se encontró con el abuelo. La secuencia de lo que sucedió durante ese desencuentro, fue relatado por el niño a sus padres. Según indicó muy asustado y llorando, dos adolescentes - uno con el cabello teñido de rojo- lo obligaron a caminar a su lado bajo amenazas. El chico, fue encontrado llorando y sin su mochila por una vecina, al menos una hora después de haberse retirado de la escuela, a una cuadra del establecimiento, en la esquina de 197 y 44.
Denuncia y reacción de la autoridades de la escuela 
Tras la aparición del niño, sus padres se dirigieron a la Comisaría 15° de Olmos a denunciar el secuestro. Según lo manifestado a NOVA, la Policía no habría querido tomar la denuncia de los progenitores del chico, porque correspondía que las autoridades de la escuela lo realizaran, ya que estaba a su cuidado cuando sucedió el hecho. La noticia corrió entre la comunidad educativa como reguero de pólvora y ante la incertidumbre y demanda de respuestas por parte de los padres, la directora del establecimiento, Margarita Acosta, los citó. Los padres sostuvieron que en el encuentro la máxima autoridad del colegio agradeció que el hecho no haya pasado a mayores y minimizó el relato del niño. Especuló que el pequeño podría haber exagerado o fabulado lo sucedido, al tiempo que consideró que jóvenes de esas características no habían sido vistos por la zona. Sin embargo, lo que más indignó a los padres, fue que la directora les pidió que los hechos no trascendieran las puertas del establecimiento. “Esto se va a resolver en la escuela” habría dicho Acosta, quien solicitó que los hechos no fueran comunicados a la prensa. En tanto, agregaron que la dirección del establecimiento se negó a denunciar el secuestro sufrido por el niño y responsabilizó a los padres por no inculcarles a sus hijos sobre la peligrosidad de relacionarse con desconocidos. La impotencia de los padres tiene varias aristas. Una es la falta de compromiso y responsabilidad de la directora, quien culpó a los padres por lo sucedido. Otra la ausencia al momento de denunciar el hecho y finalmente la subestimación de lo sucedido. En este sentido, los progenitores indicaron que posiblemente los adolescentes no eran conocidos en la región, porque quizás eran familiares de algún detenido y ocasionalmente habían estado en la zona, visitando a algún preso del Penal.
Menores, sexo oral y misterio
Pero el asombro y la bronca de los padres no se terminan con este episodio. En el momento en que los padres fueron convocados a la reunión con la directora se pusieron al tanto de un rumor, que con el transcurso de las horas se fue corroborando. Una madre aseguró que encontró a tres niños charlando con una maestra sobre un video que circulaba entre celulares, donde una niña de 12 años le practicaba sexo oral a un compañerito a cambio de 20 pesos, hecho supuestamente habitual en la nena. Según la madre, los niños se expresaron en su relato con términos infantiles, describiendo la situación con palabras de su lenguaje habitual. Ante este hecho, la directora sólo señaló que estaba al tanto de los rumores, que estaba entrevistando uno por uno a los niños, pero que no podía asegurar que hubiese sucedido. Al parecer, no habrían querido secuestrar los celulares de los niños para no exponer a la niña, ya que solamente podría tratarse de una mentira de niños. Especulación que los padres desestiman porque se trata de un universo, un mundo, ideas que ellos desconocen. “Mi hijo no sabe lo que es el sexo oral” relató una madre, al tiempo que agregó: “Pero estaba al tanto de lo sucedido”. Para una escuela primaria se trata de situaciones inusuales, perversas y aberrantes. La preocupación de los padres no sólo pasa por el temor a que vuelvan a repetirse, sino porque dudan que las autoridades tomen cartas en el asunto.

1 comentario:

Connie dijo...

es un horror que estas cosas pasen. Ya habia escuchado antes que nenas cobraban 2 pesos por darse besos con sus compañeritas a pedido de sus compañeros. Como asi tambien cobrar porque les toque la cola.
de no creer...
un abrazo
C.