sábado, 15 de febrero de 2014

asi ni en pedo empiezan las clases

La paciencia tiene un límite y ayer se agotó para un sector de la docencia bonaerense, que estalla de bronca al ver que todavía no hay ninguna propuesta de aumento salarial mientras los precios no dejan de subir y terminan haciendo trizas los magros sueldos de los maestros. La Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) advirtió ayer que no comenzarán las clases en la provincia si el gobierno de Daniel Scioli "no da respuesta" al pedido de incremento salarial y aseguró además que no aceptarán un aumento pagadero en cuotas o impuesto en forma "unilateral". La resolución se da en sintonía con lo ya expresado por los auxiliares de la educación nucleados en SOEME, quienes el miércoles habían tomado la misma postura. “Al no haber habido una propuesta salarial, de no mediar un ofrecimiento acorde a lo que estamos reclamando a partir de la semana próxima arrancaremos con medidas de fuerza que incluirán paros de activos, no se abrirán las escuelas, y abrazos a los edificios de cada uno de los ministerios”, había asegurado a Hoy la dirigente de dicha entidad gremial, Susana Mariño.
La FEB resolvió la medida tras un congreso extraordinario realizado ayer en la ciudad. "Los educadores están en pie de lucha y no podemos descartar que, de acuerdo al desarrollo de las negociaciones, el plan de lucha se profundice", alertó Mirta Petrocini, presidenta del sindicato docente. "Habíamos adelantado que el malestar de los docentes es muy profundo y hoy (por ayer), los representantes de todos los distritos definieron una medida en consecuencia", sostuvo al término de la reunión. Durante el congreso, los integrantes de la FEB exigieron un incremento salarial cuyo mayor porcentaje de aumento sea al básico, además de la inclusión de una cláusula de revisión del futuro acuerdo y el reclamo de que sea retroactivo a enero. Asimismo, rechazaron el pago desdoblado de un aumento salarial y también "una posible imposición unilateral por parte del gobierno, mediante decretazos, de cualquier pauta salarial". A su vez, ayer trascendió que la oferta que realizará el Gobierno nacional a los gremios docentes sería de 23,5% de aumento, lo que se encuentra muy por debajo de las expectativas de sindicatos, que pedían llevar el salario inicial del maestro de grado a $5.500, lo que implicaba una suba de 61%.
La titular de la FEB, Mirta Petrocini, cuestionó ayer que las autoridades le pidan a los gremios "ser prudentes en nuestro reclamo, para no alentar un incremento inflacionario. Nos quieren obligar a ser prudentes con salarios miserables". Cabe recordar que el sueldo básico de un docente bonaerense es de apenas $1.812, razón por la cual los maestros habían asegurado que no aceptarían una propuesta menor al 25%. En este sentido, la referente de los maestros consideró "inadmisible que, ante cada situación económica desfavorable, se piense en los trabajadores en general y en los docentes en particular, como la variable de ajuste" y dijo que "no vamos a permitir que se siga deteriorando nuestro salario".
En Tierra del Fuego, las asambleas docentes en Ushuaia y Río Grande rechazaron la oferta de incremento salarial del 25 por ciento de aumento para todo el año en forma escalonada que presentó el gobierno provincial. "Es insuficiente por el porcentual y porque de ninguna manera se va a aceptar que un porcentaje de esas características cierre la discusión por todo el año, en una provincia y una Nación donde difícilmente se pueda asegurar el sostenimiento de los precios de los productos", dijo en las últimas horas el secretario general del SUTEF, Raúl Arce. Los gremios docentes realizan reuniones en las provincias y siguen movilizados a la espera de la definición de la paritaria federal, que condiciona el resto de las negociaciones.