miércoles, 17 de diciembre de 2014

politica platense

Aún si la certeza de si habrá alguna sesión extraordinaria en los primeros meses del 2015 por un tema que así lo amerite, el Concejo local terminó el ciclo legislativo de este año con la sesión del miércoles pasado, en la que las cuestiones más sobresalientes de la agenda fueron la rezonificación de nuevos loteos para el plan Pro.Cre.Ar y la convalidación de un nuevo incremento en la tarifa de los taxis.
Según se supo de fuentes legislativas, los expedientes que quedaron pendientes de tratamiento serán abordados una vez reanudado el nuevo ciclo parlamentario, que comienza como es tradición después de la apertura formal de sesiones por parte del jefe comunal Pablo Bruera.
La administración local terminó el año de gestión con “balance positivo”. Esa es la lectura que en despachos y pasillos comunales hacen por estos días. El 2014 asomaba como difícil a la luz de los resultados electorales de octubre del 2013, donde el bruerismo hizo una elección que no superó las expectativas y en que las fuerzas legislativas opositoras divididas en tres grandes bloques significaban una amenaza para el oficialismo en el recinto, que no contaba con mayoría ni quórum propios.
Sin embrago, en el tratamiento de los temas clave como la Rendición de Cuentas, el Presupuesto y el programa de rezonificación de lotes rurales para Pro.Cre.Ar, tuvieron el visto bueno de la mayoría de los ediles, que se reparten en los bloques Frente Renovador, Frente Para la Victoria Nacional y Popular y el interbloque FAunen.
Los primeros meses del año entrante serán clave a la hora de evaluar el escenario político que tiene como primer eslabón del calendario electoral el cierre de las listas y alianzas para las PASO de Agosto.
¿Colectoras? y candidatos por doquier
En torno a las preocupaciones del orden estrictamente político, los distintos bloques tienen su propia agenda de prioridades y objetivos. En el bruerismo, la idea es apuntalar la gestión del Ejecutivo como “bandera electoral”. Bruera, que irá por una nueva re-elección a falta de “garantes” para la continuidad, necesita llegar a las urnas de la mejor manera posible y por eso se refugiará en la actividad diseñada en el Palacio municipal para ganar simpatías y votos en los barrios.
En ese sentido, la semana pasada un nutrido acto con presencia de cooperativas realizado en el barrio Meridiano V a modo de despedida del 2014 dejó evidenciadas esas intenciones. En la ocasión, choripán y asado mediante, el propio intendente le habló a vecinos y militantes ladeado de su hermano el concejal Gabriel Bruera, y los ediles Lorena Riesgo, Sillvana Soria, Pedro Borgini –presidente del Concejo- más el jefe de Gabinete –anfitrión y principal organizador- Santiago Martorelli.
La principal disyuntiva de la futura orientación electoral del bruerismo está centrada en torno a la existencia o no de las listas colectoras en los próximos comicios, decisión que es exclusiva potestad de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus ingenieros electorales. Una nueva nómina de este tipo a nivel local podría sepultar las chanches electorales de Bruera. Es una preocupación vigente en casi todos los municipios comandados por intendentes que juegan dentro del peronismo.
En la oposición, por su parte, el massismo presenta el rompecabezas más complejo. En un bloque de seis concejales hay cuatro líneas políticas distintas, todas con apetencias electorales. Una es la que se referencia en el diputado provincial Juan José Amondarain, quien apadrina el edil José Arteaga para la intendencia –allí militan los concejales Marcela Farroni y Javier García-.
La otra está referenciada en el armador Carlos Melzi, que tiene representación legislativa en el concejal Gerardo Jazmín. La tercera y la cuarta están constituidas por proyectos unipersonales: los ediles Oscar Vaudagna y Javier Pacharotti también jugarán de cara a las primarias, instancia en la que observadores locales ya aventuran y apuestan quiénes se bajarán de la pelea antes de subir al ring.
En el FAunen panradical, en tanto, las expectativas no son las mejores si se tiene en cuenta el berenjenal de cortocircuitos y alineamientos que es el espacio a escala nacional, donde sus principales figuras no pueden consensuar si van a las urnas en alianzas con el macrismo, el massismo o solos. Acá juegan con aspiraciones los ediles Gastón Crespo, Emiliano Fernández, Leonardo Rocheteau (FAP) y los radicales Juan José Cardozo y Fernando Gando, quien ya podría definirse como “un radical macrista” –su jefe político, Sergio Panella, es uno de los pre-candidatos del PRO-.
En el bloque de orientación kirchnerista, las líneas políticas también están divididas. Por un lado está el concejal camporista Martín Alaniz, quien quisiera pelear por un lugar en la Cámara de Senadores, como casi todos los nombrados.
El bloque se completa con el alakista Sebastían Tangorra, el edil Guillermo Cara –también enrolado en la agrupación de Máximo K- y la decana de la Facultad de Periodismo, Florencia Saintout, quien ya mandó a empapelar la ciudad con su imagen desprovista de identificaciones partidarias.
El año que agoniza dejó en el archivo actos, lanzamientos y sensaciones encontradas en todos los espacios. El 2015 comenzará con el Concejo Deliberante como habitual caja de resonancia y una intensa actividad proselitista que andada la carrera electoral dejará, como es costumbre, “bendecidos”, “heridos” y, claro está, “muertos políticos”.


No hay comentarios: