martes, 9 de diciembre de 2014

sigue profugo

La causa judicial iniciada para investigar la fuga del hijo del dirigente sindical de los taxistas, Marcelo Arévalo, de la comisaría de Arana, tuvo un vuelco sorprendente al encontrarse con sumas millonarias de dinero no declarado, electrodomésticos y automóviles, que devinieron en la investigación por presunto “lavado de dinero”. El vínculo con los hermanos Bruera es clave en la investigación.
Pese a los últimos rastrillajes y allanamientos, por el momento no hay mayores noticias sobre el paradero de Marcelo Ismael Arévalo (31), quien había sido detenido el martes pasado por un confuso incidente en la Dirección de Habilitaciones de Taxis de la Municipalidad de La Plata, y se terminó fugando horas después de la comisaría de Arana.
En el marco de la investigación y luego de encontrarse durante los allanamientos con sumas de dinero no declaradas, boletos de compra y venta de automóviles y electrodomésticos en cantidad, el fiscal decidió iniciar una doble investigación al sospechar el delito de “lavado de dinero”.
“Tiene un nivel de vida que no se ajustaría a los ingresos que tiene declarados. Incluso no estaría siquiera bancarizado”, expresó un informante judicial al diario El Día, quien agregó que “se requerirán distintos datos para saber si se puede avanzar sobre una imputación en ese sentido”.
Hay que recordar que Marcelo Ismael Arévalo, es hijo del titular de la Asociación de Taxistas, Peones y Choferes, Marcelo Arávelo, quien tiene un claro vinculo político con el intendente Pablo Bruera y se encuentra penalmente investigado por liderar la mafia de los taxis “truchos” junto al Director de Habilitaciones, Ignacio Martínez y Mariano Bruera, hermano del Jefe Comunal.
En el marco de los procedimientos llevados adelante por el Fiscal Cartasegna, se secuestró “documentación de distintos automotores, boletos de compra venta de propiedades, facturas de electrodomésticos valiosos y varios celulares” en viviendas de la propiedad de los Arévalo.
De acuerdo a las denuncias presentadas en contra de estos funcionarios, se detalla que toda la operación que contaría con el aval de "Nacho" Martínez y Mariano Bruera sería coordinada por la titular de la Dirección de Control de Transporte no Autorizado de la ciudad, María José Scottini, y el sindicalista Marcelo Arevalo. Ellos solicitarían a quienes buscan nuevas licencias un monto de $40 mil para otorgar la habilitación "trucha" y después un alquiler mensual de $5.500, bajo la promesa de que posteriormente saldría la habilitación formal que autoriza el Concejo Deliberante platense.
De esta forma, hasta el momento se especula con que este negocio paralelo le habría dado a los involucrados ganancias por más de 4 millones de pesos, solamente con la venta de las licencias "truchas", y una rendición mensual de 550 mil pesos en concepto del "alquiler" que deben pagar los conductores.
El sindicalista Arévalo, respalda de manera incondicional a la gestión municipal de Pablo Bruera, tal y como lo muestran las reiteradas muestras de apoyo que dio en las últimas dos elecciones al Jefe Comunal y a su hermano Gabriel Bruera, las cuales pueden verse con simplemente visitar su muro de Facebook o transitar por avenida 7 y 532, donde una gigantografía deja en claro el apoyo explícito del gremio a la gestión Bruera.


No hay comentarios: