sábado, 24 de enero de 2015

un modelo de degradacion

El alto valor de la soja durante los primeros años del kirchnerismo, fue uno de los baluartes para el mantenimiento de una política económica que se basó en el aumento del Gasto Público improductivo para intentar solucionar los desbordes sociales que habían quedado en el país tras diciembre del 2001.
Hay una fuerte consolidación de un modelo de primarización de la economía, sin intentar industrializar a la Argentina, cosa más que importante en momentos en que nuestro país debe recuperar el nivel de competitividad que existe en América Latina, lo que requiere de una tarea ingenieril de largo plazo.
Nadie puede esperar milagros del próximo gobierno, ya que la primera tarea que
tiene es rearmar todo el andamiaje institucional que tiene que ver con el manejo de la economía, y eliminar todas las medidas que se han tomado y que han perjudicado al país.
A pesar de vanagloriarse de haber roto con el paradigma neoliberal impuesto en los ’90, el kirchnerismo lo ha profundizado en muchos sentidos. “Hay un modelo que se fue generando en la Argentina en los 80 y en los 90, que sigue hoy día y que tiene que ver con la degradación de las exportaciones, tanto sea por la producción de soja como por las expectativas que hay en hidrocarburos no convencionales, como es el caso del yacimiento de Vaca Muerta”, explica a diariohoy.net el profesor en la Universidad Nacional de Rosario y Universidad Nacional de Buenos Aires, Julio Gambina.
El economista y Doctor en Ciencias Sociales, sostiene que “hasta donde se conoce por las declaraciones de todos los que pueden llegar a ser gobierno, todos coinciden en ver si pueden hacer frente a los pagos de deuda externa, lo que restringe aún más las posibilidades de resolver los problemas del mercado interno y de los sectores de menores ingresos en la Argentina”.
“No hay una voz entre los candidatos que tiendan a cambiar el modelo sojero, de hidrocarburos no convencionales, de megaminería a cielo abierto, con lo cual en el horizonte con la foto del gobierno actual, sea de continuidad o de oposición, no pareciera que hubiera políticas de cambio profundo de lo que el país vive en la actualidad”, subrayó Gambina.
La posibilidad del próximo gobierno de manejarse con independencia desde el punto de vista económico de aleja cada día más, y la falta de ideas que parece rodear a los candidatos oficialistas y opositores es tan grande, que los vicios K en economía en vez de solucionarse, pueden llegar a agravarse en un futuro cercano


No hay comentarios: