miércoles, 8 de abril de 2015

EL ULTIMO DEL GARKA

En un escueto discurso, el intendente Pablo Bruera encabezó hoy su última apertura de sesiones del Concejo Deliberante de La Plata, en las que vaticinó nuevas medidas para combatir el delito, entre ellas la intervención de Gendarmería para controlar los accesos a la Ciudad. Pidió a la oposición que lo ayude con “ideas” y anticipó que quiere ampliar a 1500 efectivos la Policía Local.
Bruera protagonizó hoy lo que probablemente será su último discurso ante el Concejo Deliberante de La Plata, en donde durante 37 minutos dio un detalle de los “logros” que ha tenido su gestión municipal los últimos ocho años.
Sin hablar de las problemáticas puntuales que hoy afectan a los platenses, como son el trágico crimen del joven médico residente del Hospital Gutiérrez y la desesperada situación que atraviesan los vecinos de Hernández por culpa de la quema ilegal de la basura, Bruera empezó su escueta presentación hablando de la inundación del pasado 2 de abril de 2013.
“Después de la tragedia tuvimos una nueva agenda, cada sector ha trabajado y ha sido muy importante mostrar lo que se produce”, dijo Bruera ante los concejales, al agradecer la labor mantenida estos últimos dos años, a la hora de controlar y reclamar por la ejecución de las obras hidráulicas.
En su discurso, trazó como eje central la problemática de la inseguridad, y sin hablar de lo que han sido estos ocho años de crecimiento delictivo, valoró el reciente lanzamiento de la Policía Local con 731 agentes y pidió a los bloques de la oposición que le aportes “ideas” para atender esta problemática.
Sus palabras se dan luego de la decisión del Ministerio de Seguridad de intervenir políticamente la fuerza por la muerte del médico Francisco Guerrero y el difundido caso del policía local que quedó detenido por portación de drogas para consumo personal.
“Nuestra gente quiere que nos hagamos cargo de todos los problemas independientemente de quienes sean los responsables”, comenzó diciendo el Jefe Comunal y aseguró que “nuestra respuesta para contrarrestar el flagelo de la inseguridad es trabajar, trabajar y trabajar”.
“Más de 730 personas trabajan y se capacitan permanentemente para hacer una policía de proximidad”, dijo al defender a los agentes que han quedado en el ojo de la tormenta por la falta de capacidad y oficio que presentan.
En esa línea, sostuvo que “hemos pedido que se duplique la cantidad de efectivos policiales en nuestra ciudad, queremos llegar a los 1500 agentes” y anticipó que “firmaremos un convenio para controlar los accesos en conjunto con las fuerzas de seguridad nacional”.
“En materia de seguridad el municipio no puede hacerlo todo, pero hace todo lo que está a su alcance” , dijo Bruera, quien precisó que espera la llegada de efectivos de la Policía Federal y Gendarmería para contrarrestar el crecimiento delictivo sin control que afecta a la Ciudad.



No hay comentarios: