sábado, 2 de mayo de 2015

¿a carbon?, noooooooooo a gas

El pasado 4 de noviembre estaba
previsto que comenzaría a funcionar en Santa Cruz la Central Térmica Río Turbio que, según el relato oficial, es “moderna usina” que funciona a carbón. Pero el acto se suspendió y se pasó para el 1° de mayo de este año, Día del Trabajador. Ayer, tampoco se hizo.
No era conveniente que la central en la que se invirtieron algo más de US$ 700 millones, y que sólo fue concebida para asegurar la subsistencia de la mina del mismo nombre, no tuviera su insumo básico: el carbón. Ocurre que la operadora de la usina admitió que el mineral es inapropiado y por eso se deberá importar más combustible, lo que profundizaría la sangría de recursos. Debido a la fracasada política energética del kirchnerismo, la Argentina en el primer tristre del año tuvo que desembolsar casi u$s 1000 millones para importar combustible (podría haber sido mucho peor de no ser por la caída del precio internacional de petróleo), en un contexto donde la producción nacional hidrocarburífera no repunta.
Aunque el Ministerio de Planificación que conduce el polémico Julio de Vido lo negó en varias ocasiones, Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), una empresa intervenida por el Estado, no está en condiciones de abastecer el carbón que necesita la usina. Por eso, en un gesto casi desesperado, le pidió a la Casa Rosada que le permita también funcionar a gas. Hasta ahora, el Gobierno nunca había confirmado ese cambio.
Planificación
ya puso en marcha el plan para adaptar a gas la central. La nota 43.779 de YCRT, con fecha del 22 de enero pasado, lo explica en un título cuya referencia es paradójica: “Abastecimiento de gas natural a la obra «construcción, bajo la modalidad llave en mano, de una central termoeléctrica a carbón”. La carta fue impresa para ser enviada un día después y llegó a la mesa de entradas de la Secretaría de Energía el 26 de enero. La firma Miguel Ángel Larregina, coordinador de YCRT, y está dirigida a varios funcionarios.
Entre ellos, al presidente de Servicios Públicos S.E. de la provincia de Santa Cruz, con copias a la secretaria de Energía, Mariana Matranga, al interventor en el Enargas (el ente que regula el sector gasífero), Antonio Pronsato, y a Segundo Santana, presidente de Distrigas.
A medida que la central se completaba, crecían los rumores en torno a la obra y el proyecto sobre la posibilidad de que no se pueda abastecer. Pese a la fuerte inversión en maquinaria y a la logística, la empresa produce alrededor de 100.000 toneladas de carbón por año, pero esa cantidad la necesita por mes para que las calderas produzcan al 100% de su capacidad instalada.


No hay comentarios: