martes, 5 de mayo de 2015

la desidia del garka

Una nueva tragedia casi acontece en la ciudad a raíz de la desidia del municipio platense, cuando el barco de la República de los Niños dejó de navegar en medio del lago con más de 50 personas mayores y niños a las 15 horas del domingo, aproximadamente.
“El barco quedó clavado, sin respuestas de nadie, los visitantes de aborto y familiares en tierra dieron aviso al 911, Policía y Bomberos, que tardaron horas en llegar”, repudió un vecino.
Según relató, “después de intentar encontrar al responsable del lugar, y al Director del predio de la República de los Niños (Guillermo Raimundi), para que tomen cartas en el asunto, nadie respondía nuestros pedido y sin elementos, personal del lugar intentó inútilmente tirar con una soga el barco en dirección al muelle”.
Luego de unos minutos en los que nadie del municipio sabía cómo actuar, trajeron un tractor que es utilizado para cortar el pasto, con el objetivo de tratar de acarrear el barco, pero como era de esperar, la soga se cortó sin siquiera mover la embarcación que es utilizada por grandes y chicos en el tradicional paseo platense.
Tras una hora de iniciada toda la travesía, aparecieron dos móviles de la Policía, con buena predisposición, pero impedidos de hacer algo, por falta de instrumentos para tal fin.
“Dado que el tiempo pasaba y el nerviosismo ya estaba presente, un visitante del Gran Buenos Aires, se tiró al agua y otros desde la costa le llevaron un bote. Mientras el personal municipal, miraba o hablaba por celular sin hacer absolutamente nada”, graficó un vecino que estaba presente en el lugar junto a su familia.
Luego de que el visitante llegara con el bote hasta el barco, comenzaron lentamente la evacuación del mismo, “primeros los chicos, luego las mujeres y últimos los hombres”, se detalló y recordó que “en el último viaje casi se dio vuelta el bote”.
Según se explicó, recién a las 17 horas se escuchó la sirena de los Bomberos, cuando ya todos se habían audoevacuado, en tanto que el Director del lugar, Raimundi, jamás apareció.
“De milagro no fue una nueva tragedia, pero esto al igual que la inundación del 2 de abril de 2013, demostró falta de personal idóneo y equipos apropiados para situaciones de emergencia”, repudió Luis, quien cuestionó “la desidia de la administración Bruera, volvió quedar en evidencia”.

No hay comentarios: