miércoles, 17 de junio de 2015

eliminando inmuebles protegidos

Antes de concluir su mandato, el intendente Pablo, el Garka,  Bruera busca avanzar con una polémica ordenanza que les permita eliminar 31 propiedades del catálogo de inmuebles protegidos, el cual fue creado en 2006 para resguardar la integridad de los bienes patrimoniales de la ciudad.
 Advierten que detrás se esconde un negociado de millones de dólares.
En una nueva iniciativa girada desde el Departamento Ejecutivo, se intentará desafectar del catálogo de bienes que integran el patrimonio arquitectónico del casco fundacional de La Plata a 31 inmuebles.
El expediente ingresado para ser debatido en el seno de la Comisión de Planeamiento que preside Gabriel Bruera, plantea que los mencionados inmuebles catalogados con grado de “protección contextual” en concordancia con lo normado por el Código de Ordenamiento Urbano, queden fuera del mismo y de este modo, se pueda intervenir para la construcción de edificios o negocios inmobiliario de diversa índole.
Cabe señalar que cuando hablamos de “protección contextual” refiere de acuerdo al COU a edificios cuyo “valor reconocido es el de constituir la referencia formal y cultural del área, justificar y dar sentido al conjunto. Protege la imagen característica del área previniendo actuaciones contradictorias en el tejido y la morfología”.
Sin embargo, sorpresivamente, la Comuna decide eliminar a 31 propiedades de este catálogo
(creado por el decreto 1.579 del ex intendente Julio Alak) para permitir su modificación y/o derrumbe. Esta presentación llamativamente se da en momentos en donde el Colegio de Arquitectos de La Plata presentó una propuesta a las autoridades del Concejo Deliberante para crear un Instituto de Planificación Urbana que promueve la “intervención controlada” de los edificios.
La propuesta plantea que bajo la órbita del Consejo Único de Ordenamiento Territorial (CUOT) se cree un Instituto conformado no sólo por un Consejo Ejecutivo sino por un Consejo Participativo que permita emitir opinión sobre las intenciones de modificar los edificios. “La idea es que generar un Manual de Intervención y no que exista un Catálogo de Bienes Protegidos”, se precisó.
Las propiedades que según el Municipio podrán ser intervenidas de acuerdo al expediente enviado al cuerpo deliberativo son las ubicadas en: 1 entre 46 y 47; 1 entre 47 y 48; 1 esq 48; 2 entre 41 y 42; 3 entre 41 y 42; 3 entre 42 y 43 (Parc 26, UF2); 3 entre 42 y 43 (Parc 10 a, Sub.Parc 0002); 3 y 55; 3 entre 57 y 58; 4 entre 49 y 50; 4 entre 49 y 50; 5 entre 45 y diag 77; 5 esq 56; 5 entre 59 y 60; 6 entre 44 y 45; 6 esq 56; 8 entre 61 y 62 y 58; 9 entre 59 y 60; 10 entre 59 y 60; 11 entre 47 y 48; 11 entre 54 y 55; 12 entre 61 y 62; 12 entre 69 y 70 (Parc. 5); 12 entre 69 y 70 (Parc. 6b); 12 entre 69 y 70 (Parc. 23 a); 13 entre 45 y 46 (Parc. 27 a, UF1); 13 entre 45 y 46 (Parc. 27 a, UF 3); 13 entre 45 y 56 (27 a, UF2) y 40 entre 3 y 4.
Con estas nuevas modificaciones impulsadas por la gestión del Garka de  Bruera antes de las elecciones, en un claro intento por lograr destrabar negocios inmobiliarios en estas edificaciones antes de que se de un cambio de gestión o se altere la composición del cuerpo deliberativo, se vuelve a poner de relieve el cuestionado Código Urbano reformado por la actual gestión municipal para permitir la concentración de los edificios en el microcentro y el desarrollo de barrios cerrados en la periferia de la ciudad.
“Acá claramente lo que hay detrás es un negocio inmobiliario de millones de dólares, porque estamos hablando de 31 propiedades tasadas en montos disímiles pero que ninguna baja de los 200 mil dólares el lote”, se analizó desde la oposición platense,  al advertir que detrás del proyecto se esconde un transacción global de casi 5 millones de dólares (tasando en 150 mil dólares el inmueble).


No hay comentarios: