lunes, 1 de junio de 2015

Greenpeace contra el Garka

La ONG Greenpeace que lucha a nivel mundial por el cuidado del medioambiente, lanzó una campaña para reclamarle al intendente Pablo Bruera por la “destrucción y el vaciamiento” del Parque Ecológico municipal. Ya hay más de 3 mil firmas, sumate!
En una carta dirigida al intendente Pablo Bruera y el Director del Parque Ecológico Municipal, Oscar Lastra, la ONG ambientalista le solicitó que “deje de destruir el Parque y pare con el vaciamiento de las actividades educativas que viene desarrollando el Centro de Formación Ambiental del Parque desde hace 15 años.
En su convocatoria, Greenpeace recuerda que el Parque es una reserva de 206 hectáreas de pastizal pampeano y ambientes acuáticos como humedales o bañados típicos de nuestra región, con la flora y fauna nativa asociada a estos ambientes y muchos de ellos en peligro de extinción.
El predio, ubicado en el camino Centenario entre las localidades de City Bell y Villa Elisa, pertenecientes al partido de La Plata y cuenta con una particular historia y belleza paisajística, que se comenzó a gestar durante la gestión del ex intendente Julio Alak.
Fue en el año 1996 cuando a través de la Ordenanza n° 8744 se destinaron las 206 hectáreas al establecimiento y funcionamiento de dicho parque, que es un espacio verde de características únicas, con una importancia estratégica en cuanto a su función conservacionista, educativa, cultural y recreativa.
No obstante, la ONG que lucha contra el cuidado del medio ambiente, denunció que “en los últimos años las autoridades municipales han tenido respecto del Parque Ecológico Municipal una actitud que, al menos, podría calificarse de abandónica; ya que el lugar ha sido objeto de una serie de intervenciones que afectaron gravemente la “Zona de Reserva” y el Humedal Natural, produciendo consecuencias sumamente nocivas sobre la fauna y flora del lugar”.
“En dicha zona se realizaron obras de canalización y zanjeo; cortes de pastizal pampeano y otro tipo de acciones que han afectado seriamente su equilibrio ecológico”, se sentenció duramente contra la gestión Bruera.
Se resaltó que “los trabajos realizados no han respetado el cumplimiento de las normas legales vigentes en materia ambiental para la intervención llevada a cabo (no existe ningún estudio de impacto ambiental previo ni autorización hidráulica de obra), violentando los preceptos estipulados en la normativa ambiental del ordenamiento jurídico provincial y municipal”.
Se mencionó el incumplimiento de los arts. 5; 10; 11 y concordantes de la Ley General del Ambiente de la Provincia de Buenos Aires N° 11.723; Decreto-Ley n° 8912/77 de Ordenamiento Territorial y Uso del Suelo; así también lo establecido en las Ordenanzas n°9054/99 y 9091/99.
Como si ello fuera poco, Greenpeace acusó que “desde este año el director de turno del Parque esté presionando y vaciando el Centro de Formación Ambiental, que a través de un equipo interdisciplinario de profesionales desarrollaba actividades educativo-ambientales para toda la comunidad en forma libre y gratuita”.
Así mismo, se repudió: “Con la (no muy) oculta intención de reemplazar al personal con sus familiares y “amigos”, el director presiona al personal con cambios de horarios y jornadas que son imposibles de cumplir dados los históricos muy bajos sueldos municipales, con la falta de material educativo básico para desarrollar las actividades y eliminando toda forma de difusión de las mismas”.
Esta apremiante situación del Parque Ecológico Municipal ha sido denunciada por parte de las Organizaciones no gubernamentales, los vecinos y los trabajadores; denuncia que se ha plasmado en diversas publicaciones periodísticas, y corroborado en reiteradas visitas realizadas al predio, por ello la ONG Greenpeace le solicitó a la comunidad que acompañen con su firma la petición remitida al intendente Bruera.

No hay comentarios: