martes, 2 de junio de 2015

partido nazi autorizado

El partido Bandera Vecinal, que encabeza el dirigente filonazi Alejandro Biondini, fue autorizado para competir en las elecciones primarias de la provincia de Buenos Aires.
Biondini, entre sus antecedentes, fue jefe del “Partido Nuevo Triunfo”, en cuyos actos utilizaban símbolos muy similares al nacionalsocialismo alemán y los militantes hacían el saludo con el brazo derecho levantado, tal como ocurría durante el régimen de Hitler. Nuevo Triunfo tuvo que ser disuelto el 17 de marzo de 2009 al confirmar la Corte Suprema de Justicia de la Nación que no le otorgaría el reconocimiento como partido político, debido a consideraciones sobre el carácter nazi y antisemita de la agrupación, que logró reciclarse a través del sello Bandera Vecinal. Poco le importó al juez trucho Lautaro Duran el antecedente de la Corte.
“El Partido Bandera Vecinal tiene el agrado de informar que, por resolución del juez Laureano Durán, a cargo del Juzgado Electoral con competencia en la Provincia de Buenos Aires, nuestra organización obtuvo su personería jurídico-política definitiva. Hoy, Bandera Vecinal es el Partido del Nacionalismo Argentino, avalado plenamente por la Justicia, que crece y se expande a paso firme por todo el país”, aseguró la fuerza política liderada por Biondini.
Durán es un juez subrogante seriamente cuestionado por sus vínculos con La Cámpora, agrupación que lo puso a dedo pese a no cumplir con el más mínimo requisito legal, académico y moral para cumplir el cargo que está desempeñando. Fue tan mamarrachesca su designación que entre los antecedentes publicados en su web personal (www.laureanoduran.com), creada para que la ciudadanía lo conozca, dice que en el año 2000 ingresó a trabajar como jefe de despacho (relator) en la Cámara Federal de La Plata. Es decir, de ser cierto ese antecedente, el imberbe magistrado cumplió esa función cuando tenía 18 años y recién había egresado del colegio secundario. Insostenible. Y más si se tiene en cuenta que, en aquel entonces, apenas había logrado superar el curso de ingreso en la Facultad de Derecho en la Universidad Católica de La Plata. Peor aún, en varias oportunidades, el padre del actual magistrado, el fallecido camarista Alberto Durán, habría tenido que intervenir ante la baja performance académica que mostró su hijo durante gran parte de su carrera.
Antes de su designación, se desempeñaba como un simple “auxiliar escribiente” (con poca experiencia y pobre formación académica). Durán también estaría detrás de distintas trapisondas. Por ejemplo, hizo designar numerosos militantes rentados de La Cámpora en la secretaría electoral, que fueron asignados a tareas sensibles como la depuración de padrones.



No hay comentarios: