martes, 2 de junio de 2015

voracidad K

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que preside el polémico y denunciado Ricardo Echegaray, resolvió aumentar hasta 20% las cuotas mensuales del Monotributo y un 38,6% los aportes que realizan quienes están adheridos a este régimen para el sistema de Seguro de Salud y para las Obras Sociales: pasaron de 233 a 323 pesos. Los cambios regirán a partir del 1º de julio del 2015. La decisión fue dispuesta a través de una Resolución General publicada ayer en el Boletín Oficial.
De esta forma, se confirma lo que tantas veces se ha  denunciado en los medios : el gobierno nacional está recurriendo a una inédita voracidad fiscal para alimentar el enorme aparato clientelar que montó en la mal llamada década ganada para obtener el voto fácil. Y para eso se vale de la estructura de la AFIP, un organismo conducido por funcionarios que, en su gran mayoría, están involucrados en distintos casos de corrupción.
El costo del aumento recae con más fuerza, principalmente, en empresarios, comerciantes y profesionales que ya vienen siendo castigados por la presión impositiva agobiante implementada por un gobierno que favorece a grupos concentrados de la economía. Recordemos, por ejemplo, que los bancos no pagan un solo centavo en concepto de renta financiera.
"Fíjase el valor de la cotización previsional con destino al Sistema Nacional del Seguro de Salud, prevista en el inciso b) del Artículo 39 del Anexo de la Ley 24.977, sus modificaciones y complementarias, en la suma de 323 pesos", dice el primer artículo del texto oficial.
La AFIP justificó este ajuste al señalar que "razones de administración tributaria y la necesidad de mantener el debido financiamiento del Sistema Nacional del Seguro de Salud y del Régimen Nacional de Obras Sociales, aconsejan adecuar el monto de las cotizaciones previsionales".
La cotización previsional es una suma fija que pagan por igual tanto los menores como mayores contribuyentes y, en consecuencia, el aumento de 38,63% tiene un impacto desigual según las distintas categorías en las que está dividido el régimen.
De este modo, quienes pertenecen a la categoría más baja (la B, con ingresos anuales por hasta 48 mil pesos) sufrirán un incremento del 20%, ya que pasarán a pagar 519 pesos, de los 429 pesos que venían abonado.
Al contrario, un contribuyente de la Categoría F con una facturación mensual de 16 mil pesos, sufrirá un incremento de 12,76% para aquellas personas que facturen bienes muebles y de 11,39% para quienes presten servicios.
Quienes reportan en las categorías más altas, como la I (con una facturación anual de hasta 400 mil pesos) tendrán una suba de solo 4,52% (que llevará el pago mensual a 2.080 pesos), mientras que entre quienes vendan bienes muebles (categoría L, con facturación anual hasta 600 mil pesos) el aumento será de 2,91% (y abonarán, así, 3.180 por mes).
En este marco, los trabajadores en relación de dependencia que están inscriptos en el monotributo para facturar otros trabajos, no sufrirán cambios, ya que el aporte a la obra social lo realizan a través de su empleo registrado.

No hay comentarios: