jueves, 9 de julio de 2015

gas con FUERTE aumento

Ahorrar de manera drástica o prepararse para que el bolsillo sufra un fuerte cimbronazo. Ese es el dilema para los usuarios de gas natural de la Región, que por estos días comienzan a experimentar las consecuencias de la política de “redireccionamiento de subsidios” implementada el año pasado por el gobierno nacional.
Las boletas llegan, en algunos casos, con cifras que provocan perplejidad. Y para la mayoría de los platenses la única chance de evitar pagar esos aumentos sustanciales es reducir fuertemente el consumo en relación con 2014; un ahorro que en gran medida será determinado por un factor imprevisible: la crudeza de lo que queda de la temporada invernal.
En abril del año pasado, una resolución del ente regulador del servicio de provisión de gas natural introdujo subas tarifarias, pero también un esquema de “premios” para que quienes moderaran su consumo pudieran evitarlas.
La Resolución Enargas I/2844 dispuso un ajuste en los precios para usuarios residenciales y comerciales que se implementó en tres pasos -abril, junio y agosto-. Los objetivos declarados, “promover un consumo racional” del recurso y “un uso responsable y eficiente, otorgando beneficios a todos aquellos consumidores que reduzcan su demanda”.
En la distribuidora local, Camuzzi Gas Pampeana, afirman que los precios no se tocaron desde agosto de 2014. Pero admiten que el impacto del nuevo cuadro tarifario se empieza a sentir por estos días, de la mano del frío, ya que sólo pagarán lo mismo que el año pasado quienes ahorren más del veinte por ciento respecto del mismo mes -o bimestre- de 2014.
En cambio, pagarán con un ligero aumento quienes registren un ahorro de consumo de entre el 5 y el 20 por ciento; y el pleno peso de aquella suba recaerá sobre quienes en sus medidores no registren ahorro, o éste sea menor al 5 por ciento.
La normativa vigente hace que, por ejemplo, un usuario residencial de la categoría 4 (R4) que en julio del año pasado pagó por su casa del casco urbano $1.245 -a razón de $0,71 cada uno de los 923 metros cúbicos de gas utilizados-, ahora deba abonar $2.420 por haber quemado 908 metros cúbicos; es que para esos vecinos, el costo de la unidad de medida pasó a $1,60.
De acuerdo con su consumo anual -siempre medido en metros cúbicos-, los usuarios residenciales están categorizados en tres grandes grupos: R1 (hasta 500 m3), R2 (de 501 a 1.000 m3) y R3 -de 1.001 en adelante-. Estos grupos, que a su vez tienen subdivisiones, pagan diferente cada metro cúbico que usan.
Por ejemplo, quienes están incluidos en el grupo de menor consumo lo pagan hoy $0,39. Pero si logran ahorrar entre un 5 y un 20 por ciento en relación con el mismo período de 2014, ese precio baja a $0,26; y si ahorran más del veinte por ciento, $0,13.
En el otro extremo de la escala de consumo (más de 1.800 metros cúbicos al año, categoría R3-4), quienes no hayan ahorrado pagarán por cada unidad de medida $1,60; si consiguen usar entre un 5 y un 20 por ciento en relación con el mismo período de 2014, las pagarán $0,91; y si ahorran más del veinte por ciento, $0,22.



No hay comentarios: