martes, 7 de julio de 2015

la desidia del garka en la 7

A los reiterados reclamos por el abandono que padecen a diario los vecinos de la periferia, ahora se le sumaron los reclamos de transeúntes y automovilistas del microcentro, que denunciaron el desastroso presente de avenida 7, donde la precariedad de la gestión Bruera se ve en cada esquina.
Veredas destruidas, graffitis de toda clase y color, y pozos señalados por grandes ramas o trozos de madera, se convirtieron en un habitual paisaje de la avenida 7, donde no sólo la velocidad de los automóviles ocasiona inconvenientes a los transeúntes, sino que también la falta de mantenimiento del municipio se volvió una falla aún más preocupante.
Desde hace al menos dos meses, un pozo gigante se encuentra radicado en la esquina de 7 y 47, y a pesar de ser quizás una de las zonas más transitadas de la ciudad nunca tuvieron la voluntad de arreglarlo, pero sí señalizarlo.
De manera insólita, baldes plásticos, ramas y hasta troncos fueron ubicados en el lugar con el objetivo de que ningún automovilista o peatón caiga desprevenido en el hueco generado en el asfalto por la ausencia de una tapa metálica.
Irónicamente, un vecino, Pablo Figueroa compartió la imagen a través de su cuenta de twitter y comparó el pozo con las obras de un subte, para burlarse de la gestión Bruera.pozo_boca_tormenta_7_48
Algo similar ocurre a sólo 100 metros, donde en la esquina de 7 y 48, una boca de tormenta que se encuentra totalmente destruida, fue “reparada” con unos tirantes de madera, para evitar que alguna persona caiga en su interior.
Al respecto, Norberto López comentó: “Así esta una boca calle en 7 y 48 descuido total de la Municipalidad de La Plata”, y subrayó que “es tristísimo el abandono del municipio por los espacios públicos”.
“Todo roto y dejado –continúo-, la plaza Moreno por ejemplo está toda oscura con los faroles rotos”, y concluyó: “Soy peatón y te digo que camino mucho el centró. Hace más de un año que reclamo por una columna de alumbrado y nada, en calle 12”.
A esto hay que sumarle el lamentable presente del Pasaje Dardo Rocha, el cual si bien iba a ser reacondicionado, con una inversión del Gobierno bonaerense de 10 millones de pesos, esto jamás ocurrió y al día de hoy se encuentra en un lamentable estado.
Por si ello fuera poco, la Plaza San Martín también es una muestra de la desidia en la que ha recaído la gestión Bruera, la cual en 2010 renovó “a cero” dicho espacio público, inaugurando así mismo unos baños públicos que fueron promovidos como una “gran recuperación del patrimonio” de la Plaza, hoy los mismos están clausurados y totalmente abandonados, al igual que todo el lugar.




No hay comentarios: