jueves, 27 de agosto de 2015

PYMES BURLADAS POR LOS K

Ante la merma productiva de las pequeñas y medianas empresas, el gobierno anunció resoluciones que en vez de resolver, agravan el problema. Nuevo atropello oficial a los sectores industriales
El estancamiento y la retracción económica que vive la Argentina, ha llevado a que los sectores productivos se encuentren pasando una enorme crisis, con miles de despidos y suspensiones, que han puesto el mercado laboral en un riesgo profundo.
Consciente de esta situación que desde los atriles se niega, la presidenta Cristina Kirchner en conjunto con el ministro Axel Kicillof, anunció una serie de siete medidas para fomentar la financiación de las pequeñas y medianas empresas (PyMEs).
Entre las iniciativas desplegadas por el Ejecutivo, se encuentran modificaciones referidas a cheques diferidos, pagarés y obligaciones negociables para las PyMEs, así como la obligación de que los fondos comunes de inversiones destinen el 2,5% de la financiación privada y la creación de un fondo de asistencia que costeará y garantizará la primera emisión de instrumentos financieros por parte de las firmas.
A pesar de los alardes oficiales, la realidad indica que estas medidas terminan siendo una chanza para un sector que se ve angustiado por la crisis, y que ha tenido una merma en su producción que ha llevado a que la misma sea la más baja de los últimos años.
Los datos crudos de la Argentina indican que la contracción en las cantidades vendidas por las PyMEs en el primer trimestre de este año, terminó siendo 6,5% inferior a la del mismo período del año anterior. Las medidas del gobierno tiene un impacto que equivale al de la gota en un océano.
En diálogo con Hoy, el titular de Economía Política I en la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES), Martín Simonetta, señaló que “las medidas lanzadas por el gobierno no llegan al corazón del problema. ¿Qué es lo que necesitan las PyMEs por parte del Estado?, es que el propio Estado le saque el pie de encima, lo que necesita es un nivel de inflación razonable y no como el que tenemos ahora en la Argentina”.
Para el Director ejecutivo de la Fundación Atlas, “para las PyMEs acceder al crédito es casi imposible, las tasas de interés más bajas están en el orden del 40%, una locura para poder invertir en el país, no permitiendo al pequeño y mediano empresario avizorar al futuro e invertir en el país”.
“Lo del gobierno y sus medidas es una forma de no querer ver el problema y de tapar los inconvenientes que han causado sus políticas, bajo la alfombra. Es una negación y afecta a los sectores productivos nacionales, sumergiendo a las economías regionales en un delicado equilibrio del cual será muy difícil salir”, sentenció Simonetta.
La caída en la producción que tienen las PyMEs, muestra cómo un sector que supo ser la columna vertebral del crecimiento en nuestro país, es ignorado por un gobierno que sólo fomenta grandes negocios para las multinacionales extranjeras, perjudicando a la producción nacional. Las nuevas medidas del gobierno, más que una contención, son una burla de la cual se tendrán efectos por demás negativos.
La deplorable situación que viven las PyMES puede graficarse en números que dejan en evidencia una declinación muy grande en sus niveles de actividad, preocupando a propios y extraños.
En lo que va del 2015, las PyMEs industriales vieron retroceder su ocupación en un 3%, correspondiendo este achique a las empresas que tienen entre 10 y 35 empleados ocupados. El dato es más preocupante si se tiene en cuenta la caída en las cantidades vendidas, que prevén en casi un 60% ajustar el nivel de empleo en lo que queda del año.

Los ajustes de ocupación se mantuvieron en sectores como Vidrios, cerámica y minerales no metálicos (-5,1%), Productos de caucho y plástico (-4,5%), Madera, corcho y paja (-3,5%) y Textiles (-3,5%).
Sólo en el primer trimestre, los costos se incrementaron un 8,2%, mientras que los aumentos en insumos y salarios rondaron el 7%.
La empresa estadounidense General Motors localizada en la localidad santafesina de General Alvear, decidió suspender su producción dos días la próxima semana y otros cuatro en el mes de septiembre, debido a la considerable que se ha consolidado en la producción local.
Las suspensiones, que fueron acordadas con el gremio SMATA (Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor de la República Argentina), se da por la baja en los pedidos del Brasil, que pasaron de 40.000 a 23.000 unidades. De esta manera, los 2.350 operarios de la empresa ven como su fuente de trabajo peligra por la crisis que pasa la Argentina y el vecino país, y como la situación no aclara de cara al corto y mediano plazo.
Actualmente hay una producción de 19 autos por hora, contra 32 que se elaboraban hace un año y medio. En tanto, el 80 por ciento de la producción se exporta a Brasil.

No hay comentarios: