miércoles, 16 de septiembre de 2015

a 39 años

Estudiantes de colegios secundarios de La Plata recordaron hoy con canciones, una representación teatral, un mural y hasta un acto de gimnasia circense a los jóvenes secuestrados y desaparecidos en la llamada “Noche de los Lápices”, durante la dictadura cívico militar, y ratificaron su compromiso de continuar la lucha por el derecho de los jóvenes a ser respetados, valorados y no estigmatizados.
“Hoy rompemos la burbuja, elegimos estar despiertos y presentes”, “Miramos el pasado y tomamos el coraje” y “Rompemos el miedo y elegimos la música, la libertad y el ruido”, fueron algunas de las consignas que guiaron cada producción artística representada hoy por los estudiantes, en una jornada organizada por la Comisión Provincial por la Memoria en el Teatro Coliseo Podestá para conmemorar “La Noche de los Lápices”, perpetrada el 16 de septiembre de 1976, en La Plata.
La noche del 16 de septiembre de 1976 se inició un operativo conjunto de efectivos policiales y del Batallón 601 de Ejército para capturar a 9 jóvenes que tenían entre 16 y 18 años, y en su mayoría eran integrantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), quienes reclamaban por el boleto estudiantil secundario gratis.
Claudio De Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Horacio Ungaro fueron arrancados de sus domicilios esa noche; en tanto el 17 los represores apresaron a Emilce Moler y Patricia Miranda.
Cuatro días después fue detenido Pablo Díaz, quien formaba parte de las Juventud Guevarista, un grupo vinculado al Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT).
Todos fueron conducidos al centro clandestino de detención conocido como Arana, donde se los torturó durante semanas, y luego se los trasladó al Pozo de Banfield. Moler, Díaz y Miranda recuperaron la libertad tras permanecer varios años entre cautivos y detenidos, en tanto los seis restantes permanecen desaparecidos.
La Comisión Provincial por la Memoria, que desde hace una década lleva adelante el programa Jóvenes y Memoria en escuelas secundarias bonaerenses, organizó hoy una jornada para conmemorar y honrar la lucha de esos estudiantes.
Treinta estudiantes vestidos con jean y buzos con capuchas que cubrían sus cabezas aparecieron en el escenario, mientras se oía una música hip hop, y tras permanecer varios minutos de espaldas al público giraron y comenzaron a charlar entre si sobre los prejuicios que pesan sobre los jóvenes por el simple hecho de serlo.

“Che, ¨viste que dicen que somos vagos, que no hacemos nada”, planteó una de las estudian tes al resto; acotando otra “o dicen que tenemos cosas que ocultar pero yo no oculto nada” mientras otro estudiante afirmaba “si tenemos capucha es porque tenemos frío”.
En otro momento, varios estudiantes comenzaron a formar una pirámide humana sobre el escenario para demostrar la fuerza del trabajo en unidad; y luego un video con jóvenes diciendo “el presente es el período de lo posible”.
Aldo Echegoyen, copresidente de la Comisión provincial por la Memoria junto a Adolfo Pérez Esquivel, fue quien habló ante los jóvenes al finalizar las producciones artísticas, y dijo a Télam que “este homenaje es un gesto más de recuperar la memoria, volver a recordar un hecho repudiable que lamentablemente sucedió en el país y a través de la memoria, poder profundizar la justicia y a verdad”.
Pablo Díaz, uno de los sobrevivientes, afirmó en diálogo con Télam que “mi mensaje para los estudiantes secundarios o los adolescentes que no tienen posibilidad de estudiar es que sepan que los compañeros de ayer trataron de que hoy ellos tengan las necesidades básicas cubiertas”.
“Que sepan que si no lo logramos él (el adolescente) tiene que ser la continuidad del amor, del afecto, la sensibilidad social, la solidaridad, la rebeldía, y la continuidad por la construcción de lo que nosotros no pudimos hacer”, remarcó emocionado.

No hay comentarios: