miércoles, 2 de septiembre de 2015

mas restricciones K

Hacia la última primavera kirchnerista, septiembre amaneció con sorpresas. Porque tras dos meses de demanda récord de dólar, en los que se compraron más de US$ 1.200 millones, el gobierno hizo evidente la creciente restricción al acceso de divisas. Y lo hizo de manera autoritaria, discrecional e improvisada, tal cual lo dicta el manual K.
Pese a que la normativa establece que los particulares (trabajadores registrados y autónomos) que ganan más de dos salarios básicos pueden comprar hasta el 20% de sus ingresos en moneda extranjera, en la mañana de ayer, sin mediar anuncio alguno, varios de los pequeños ahorristas advirtieron que el monto autorizado se había reducido hasta un 50% respecto del mes pasado. Resulta perverso -y para nada casual- el día elegido por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para realizar el recorte: en el primer día del mes, cuando la mayoría de los contribuyentes cobra su salario y se lanza a comprar dólar ahorro, como un salvoconducto para proteger su alicaído poder adquisitivo.
A su vez, los movimientos de los contribuyentes son incentivados por la inconsistente política económica del gobierno, y chocan con los desesperados manotazos K para proteger las reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA), que se escapan como arena entre los dedos, producto del incremento del déficit fiscal, el creciente gasto público y la emisión monetaria sin límites, entre otras causas.
Un cepo al cepo Pero, como ya lo hiciera con el cepo al dólar, el relato oficial volvió a negar este cepo al cepo: “Permanece inalterable” la autorización para adquirir divisas, afirmó el multidenunciado titular de la AFIP, Ricardo Echegaray.
En tanto, el economista y profesor en la Universidad de Buenos Aires (UBA), Julio Gambina, le dijo a Hoy que “no debe sorprender que la AFIP restrinja de derecho, anunciándolo, o de hecho, vendiendo menos, entregando menos. Porque es evidente que las reservas internacionales están en baja”.
En lo que respecta al régimen legal de compra de moneda extranjera, el BCRA se desprendió de más de US$ 7.183 millones, de los que US$ 2.965 millones correspondieron a 2014 y US$ 4.217 millones a los primeros ocho meses de 2015, por lo que, dicen los especialistas, las operaciones de este año duplicarán a las del año pasado.
“Va a haber problemas luego de las elecciones”
En este contexto, es de destacar el rasgo casi esquizofrénico del gobierno. “En un momento tomaron la decisión de favorecer el ahorro en dólares y ahora restringen, porque mes a mes hay récord de compra de divisas, lo que responde a una expectativa, no sólo para hacer una diferencia por el cambio de ese dólar comprado a un precio oficial y vendido en el dólar paralelo, sino, ante la posibilidad de una devaluación”, señaló Gambina.
En cuanto al mercado ilegal y esa “ganancia rápida” alimentada por el gobierno (en la que quienes pueden comprar dólares al cambio oficial, luego hacen una diferencia vendiéndolo a precio blue), la semana pasada la ganancia instantánea llegó al 40%, producto de la brecha entre ambas cotizaciones, que se ubicó por encima del 60%. Ayer, la divisa oficial cerró a $ 9,31, y la paralela, a $ 15,51. Pero es una incógnita a develar lo que ocurrirá con el blue si continúa restringiéndose la oferta de dólares.
“Es una realidad que la expectativa por la moneda externa es mayor que la que se tiene por el peso. Porque hay temor por una posible devaluación, aunque el kirchnerismo lo niegue. Me animo a decir que va a haber problemas desde el 25 de octubre hasta diciembre; el nuevo gobernante va a presionar para que la administración saliente pague el costo que una devaluación tiene para los sectores más pobres de la economía”.
“El único objetivo del kirchnerismo es llegar a diciembre”


No hay comentarios: