domingo, 3 de enero de 2016

ajustazo K

Durante 12 años, el kirchnerismo impuso un relato donde la palabra ajuste y reacomodamiento de los recursos del Estado, eran una mala palabra que provenía del denostado neoliberalismo de los años ’90, cuando ellos representaban una política de inclusión social y no de exclusión del mercado laboral.
Los desastres económicos originados por, el descontrol de las medidas ejecutadas por Cristina Kirchner y Axel Kicillof, sembraron el país con una crisis que hizo insostenible la ficción planteada desde el poder K, y que ahora estalla por los aires en el feudo creado a su imagen y semejanza, como lo es la provincia de Santa Cruz.
Alicia Kirchner, cuñada de la ex presidenta, es ahora la gobernadora del territorio sureño, y ha planteado públicamente, a poco más de 3 semanas de haber asumido la primera magistratura santacruceña, su decisión de revisar los contratos del Estado provincial, despidiendo a más de mil empleados públicos principal sostén del trabajo en la provincia, originando un conflicto y una crisis política muy grande.
Con las arcas casi vacías y las cuentas en rojo, el kirchnerismo vuelve sobre sus propios pasos, rompiendo con todo lo que planteó durante más de 12 años de gobierno a nivel nacional, y diseña un ajuste ortodoxo que evidencia su pragmatismo político. A eso, se le debe sumar que la gobernadora se ha acercado públicamente a Mauricio Macri para solicitarle fondos nacionales para paliar la crisis que ellos mismos crearon bajo su mandato, en una esquizofrenia propia para el análisis psicológico.
Una muestra más de cómo la mal llamada década ganada destruyó las cuentas nacionales y provinciales, y cómo ante el menor síntoma de crisis retrocede en su discurso sin que se le mueva un solo músculo de su cara, dejando airado a quienes todavía defienden sus políticas, como son los casos de La Cámpora y algunos movimientos sociales, que con estas acciones de Alicia Kirchner, quedan desvirtuados en sus palabras y accionar.

No hay comentarios: