viernes, 15 de enero de 2016

el boliche del chongo

Carlos Melconián tuvo una sorpresa durante
su primera jornada en el Banco de la Nación. Ocurrió cuando fue a recorrer los despachos del nuevo directorio: uno estaba cerrado y sin llave. Se trata de la oficina que tenía asignada en el BNA el ex vicepresidente Amado Boudou y que ahora ocupa –después del trabajo del cerrajero– Enrique Szewach.
Tuvieron que forzar la puerta y ahí encontraron otra sorpresa: Boudou había armado para su ocio en ese despacho un verdadero "boliche bailable", con luces psicodélicas de colores y equipos de música.
Cristina Kirchner amaba Tecnópolis, y por eso decidió aumentar su confort: descubrieron en el predio un helipuerto solo para el uso personal de la ex presidenta y un salón que se denominaba"camarín presidencial". Cristina lo utilizaba para embellecerse antes de sus apariciones públicas en el predio.


No hay comentarios: