miércoles, 10 de febrero de 2016

corrupcion en el puerto

Una de las más lamentables herencias dejadas por el kirchnerismo a la sociedad, ha sido sin dudas el de la corrupción, con hechos ilícitos que asolan a la administración pública y que ponen en evidencia cómo durante la era K se usó al Estado para beneficio propio.
Esta desidia mostrada por Cristina Kirchner, puede verse en los altos costos del traslado de combustible a la Antártida, que puso en riesgo la campaña antártica nacional que se lleva a cabo desde el año 1904. El envío de gasoil al sur del mundo, pasó de costar $9,34 el litro, a salir $24,14 el litro, sospechándose maniobras oscuras por parte de funcionarios oficiales que se habrían favorecido con estos sobreprecios.
La situación es tan escandalosa, que ha llevado a que el Ministerio de Defensa, que dirige el radical Julio Martínez, haya puesto la lupa en estos contratos, que tienen al Puerto de La Plata en el centro de la escena, ya que desde sus instalaciones se hacía la entrega del gasoil en tambores, saliendo todo tres veces más que en caso de hacerse desde el puerto de Buenos Aires.
Según se advierte desde la cartera de Defensa, existen indicios de que desde el Estado se benefició a empresas amigas del poder, y que eso habría repercutido en enormes coimas o sobornos a funcionarios nacionales y provinciales que miraban para otro lado y auspiciaban este desfalco a las arcas estatales.
La estafa a los dineros públicos superaría los 15 millones de pesos, y la orden bajada desde el poder político indicaba que la entrega de gasoil solo podía hacerse desde el Puerto de La Plata, a pesar de que éste no estaba habilitado para combustibles como sí lo estaba el de Buenos Aires, lo que hacía que el precio del traslado se triplicaba. En otras palabras, estaríamos frente un absurdo que solo hace crecer las suspicacias sobre el manejo turbio del dinero público.
Cabe recordar que en el Puerto La Plata con debería funcionar una terminal de contenedores, varias veces inaugurada por Daniel Scioli. Este predio fue construido por la sociedad Tecplata, sospechada de ser una empresa fantasma ya que está conformada por accionistas filipinos que constituyeron la compañia unos meses antes de que saliera adjudicada. Resultado: la actividad de la terminal, en la actualidad, es prácticamente nula. Nunca funcionó como tal.
El sciolista Mariano Goyenechea, presidente del Consorcio de Gestión del Puerto La Plata, inexplicablemente todavía continúa en el cargo a pesar del cambio de gobierno en la Provincia ocurrido el pasado 10 de diciembre. Ante una consulta de Hoy, fuentes del Ministerio de Producción provincial, que conduce Jorge Elustondo, nada dijeron sobre el tema, y solo advirtieron estar investigando las anomalías, recolectando toda la documentación pertinente que permita advertir la situación real del Puerto La Plata y que una vez que reúnan todas las pruebas, actuarán en consecuencia, denunciando los ilícitos en la Justicia que se podrían haber cometido.
El direccionamiento por parte del poder político K de negocios millonarios a firmas ligadas a empresarios amigos, llevó a que la corrupción crezca a niveles insostenibles durante la mal llamada década ganada, dejando un entramado putrefacto, muy difícil de desenmarañar al corto y mediano plazo.
Mariano Goyenechea, presidente del Consorcio de Gestión del Puerto La Plata, es uno de los funcionarios más ligados por afinidad personal con el ex mandatario bonaerense Daniel Scioli.
Durante años fue una de sus personas de más estricta confianza, desempeñándose como Secretario en el Senado de la Nación cuando el ex motonauta era vicepresidente de Néstor Kirchner, y luego ocupó diversos cargos en el gobierno provincial.

Estuvo involucrado en un complejo accidente automovilístico en la provincia de La Pampa en el año 2007, cuando embistió con su auto a una mujer y su hija de 13 años que murieron en el mismo. Por este caso, el juez Alberto Farías le dictó la prisión preventiva y lo incriminó por el delito de “doble homicidio culposo”.
En medio de la disputa por fondos que mantenía Scioli con Cristina Kirchner en 2013, el ex gobernador lo lleva a Goyenechea al Puerto La Plata con la misión esencial de lograr objetivos de “inversión” en la región, cosa que no se cumplió en lo más mínimo.
El kirchnerismo sumergió a la Argentina en un estado de total desamparo en materia de defensa, que llevó al abandono de un emblema de la Armada nacional, como lo era el rompehielos Almirante Irizar (foto).
Este navío que llevaba adelante la campaña antártica, se encuentra en etapa de reparación tras un incendio ocurrido en 2007, lo que hizo que se contrataran naves extranjeras para realizar la provisión de las bases argentinas.
Con esto aparecieron por atrás otros negociados como el del traslado del gasoil que tiene al Puerto La Plata en el centro de la discusión política, que evidencian el mal manejo del dinero público en la era K.
Una muestra más del estado de indefensión en el que se encuentra la Argentina, demostrando la destrucción sistemática que llevó adelante el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner de las Fuerzas Armadas como institución.
Segun se pudo saber, sta semana el gobierno de María Eugenia Vidal estaría nombrando al nuevo Subsecretario de Puertos, un puesto clave para empezar lo que llaman la “reorganización” en la provincia, lo que incluiría el recambio de nombres en el Puerto La Plata y la salida del poder de Mariano Goyenechea.
Además, sería inminente un arreglo político entre la administración de Cambiemos con los gremios navales, que los llevaría a estos últimos controlar y manejar los puertos de toda la provincia, principalmente los de La Plata, Bahía Blanca y San Pedro, los más importantes en materia de transacciones comerciales, lo que llevaría a una normalización de la actividad tras los desaguisados cometidos por el kirchnerismo.
Pese a que el Municipio de Berisso tiene un representante en el Consorcio de Gestión del puerto La Plata, el intendente de la Capital del Inmigrante, Jorge Nedela, dice no saber nada sobre el escándalo de corrupción con impacto nacional -por el pago de exorbitante sobreprecios por la compra de gasoil utilizado en la campaña antártica- que se conoció el último martes.
El silencio y la indiferencia es cómplice de la corrupción y del desguace del estado

No hay comentarios: