miércoles, 16 de marzo de 2016

barco ilegal chino hundido


La Prefectura Naval argentina hundió un barco pesquero chino y detuvo a sus tripulantes tras descubrir que estaban pescando de manera ilegal en la Zona Económica Exclusiva Argentina en Puerto Madryn.
"Se le detectó en plena tarea de pesca y fue advertido para que detuviera su marcha. Ante la negativa del buque infractor, se inició una persecución que terminó con el hundimiento del pesquero. Sus tripulantes fueron rescatados con vida", comentó la Prefectura Naval en un comunicado.
El gobierno de China expresó hoy "gran preocupación" por el hundimiento de un buque que pescaba ilegalmente en la zona económica exclusiva de Argentina e instó al Gobierno a "tomar medidas efectivas para prevenir futuros incidentes de este tipo".
En declaraciones a la prensa en Beijing, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores chino Lu Kang señaló que tanto esa cartera como la embajada china en Argentina realizaron gestiones "de forma urgente ante la parte argentina, expresando una seria preocupación por el incidente".
La agencia estatal de noticias del país asiático, Xinhua, reportó esta mañana que "China pidió a la parte argentina que investigue a fondo lo ocurrido y mantenga a la parte china al corriente, así como que garantice la seguridad y los legítimos derechos e intereses de los marineros chinos".
"China instó a la parte argentina a tomar medidas efectivas para prevenir que vuelva a ocurrir un incidente así", indicó Lu.
El juez federal de Rawson, Hugo Sastre, que tiene a su cargo las actuaciones por la pesca ilegal y por las maniobras riesgosas del buque chino hundido (el Lu Yuan Yu 10), consideró que hay una sola persona a la cual acusar.
"El único responsable es el capitán. Yo los traeré a todos, ya tenemos contratado a un traductor, pero en principio las otras tres personas de la tripulación no tendrían responsabilidad penal. El marinero a veces ni siquiera sabe dónde está navegando", dijo Sastre.
Sobre la decisión de Prefectura de dispararle al barco chino, Sastre explicó que la decisión no fue tomada por el capitán del guardacostas, sino por sus superiores. "Son decisiones que difíciles de tomar. Se siguió un protocolo. La decisión de disparar a la línea de flotación del buque china no fue del capitán del guardacostas sino que fue consultada a la superioridad y la superioridad de la prefectura naval habilitó esto".
Sastre reconoció que la decisión de hundir el barco genera una delicada situación diplomática. "Sé que hay una preocupación importante por parte de la cancillería porque es un barco de bandera de la República Popular China. Gracias a Dios dentro de este episodio que no hay personas ni desaparecidas ni muertas, eso es un alivio porque si no sería mucho más complejo"


No hay comentarios: