lunes, 27 de abril de 2009

Pantallas Planas

La resolución de la pantalla, junto con el tamaño de la misma, son algunos de los aspectos más importantes que se valoran en la compra de una televisión plana, pero no son los únicos. La tarea de adquirir un monitor o una televisión de pantalla plana, se convierte en una auténtica odisea para los usuarios.

La diferencia de tecnologías, siglas y variables que hay que tener en cuenta, complican considerablemente la compra. Además, ciertos dogmas en materia de resoluciones no son tales. Por ejemplo, no es cierto que a mayor tamaño, mejor resolución, o que la TDT sólo se vea bien en pantallas planas y no en las clásicas de tubo.

La resolución de pantalla es el número máximo de píxeles que se pueden mostrar en una determinada superficie para completar una imagen. Esta máxima resolución de la imagen se obtiene mediante la multiplicación de los píxeles horizontales y verticales. Un píxel es la unidad mínima que compone las imágenes digitales, y la unión de millones de píxeles conforma una imagen en cualquier pantalla. En teoría, cuanto mayor sea la resolución de una pantalla, más píxeles, mejor definición y mayor nitidez tendrán las imágenes visualizadas en ella.

Las pantallas de ordenador y de los televisores tienen diferentes tipos de resolución. En el caso de equipos informáticos, ésta viene determinada por la capacidad de la CPU (unidad de proceso) del ordenador, la tarjeta gráfica que se haya añadido al sistema y el tipo de monitor elegido.

Otro campo es el de los televisores de alta definición (HDTV), donde existen dos resoluciones principales: 1920x1080 píxels (llamado 1080) y 1280x720 (720). Para facilitarles a los usuarios la tarea de distinguir las resoluciones se utiliza la marca "HD Ready" para resoluciones 1280x720 y "Full HD" para 1920x1080, esta última claramente superior. Recientemente el término "Full HD ha sido modificado en algunas marcas por el de "HD Ready 1080", por lo que se genera cierta confusión.

El tamaño de las televisiones no determina, por tanto, su calidad, ya que ésta viene fijada por su resolución y por las tecnologías utilizadas en la captación y visualización de la imagen, como son el contraste, el color, la nitidez o el procesamiento de la imagen.


En la decisión de compra también intervienen otros factores que hay que tener en cuenta. El principal es pensar exactamente dónde se ubicará la pantalla dentro de la habitación o salón, ya que es lo que debería determinar sus dimensiones exteriores. En este sentido, la distancia entre la pantalla y la situación del usuario a la hora de ver la televisión, también resulta relevante, porque el mayor tamaño de pantalla pide mayor distancia de visionado para aprovechar la resolución.

Una pantalla de grandes dimensiones en un espacio reducido distorsiona la imagen y cansa la vista, además de evidenciar todos los defectos y las bajas calidades de emisión. En general, hay que respetar las distancias óptimas entre el tamaño de la pantalla y la distancia al espectador. Según los expertos, para un tamaño de pantalla de entre 30 y 37 pulgadas, la distancia óptima estaría situada entre los 2 y 2,5 metros. A menos tamaño, menor distancia ideal, y a mayor tamaño, mayor distancia.

Por otra parte, el tipo de contenido que se va a visualizar en las pantallas también es un factor que hay que considerar. Actualmente, las emisiones analógicas ofrecen una resolución muy baja comparada con otras tecnologías como la TDT, que dispone de una calidad similar al DVD.

A grandes rasgos, para visualizar cadenas de televisión mediante TDT y películas en formato DVD, una calidad de resolución de pantalla "HD Ready" es más que suficiente. Por el contrario, si se utilizan reproductores Blu-ray o se es un gran aficionado a los videojuegos, las televisiones HD Full son una buena recomendación.


2 comentarios:

M@bel_es_ Azul dijo...

Acá a´´un teniendo pantalla plana o LCd o como se llamen, las transmisiones que dicen ser digital NO lo son, por lo tanto se ve como se ve, ni más ni menos

Bacterius Argentum dijo...

En eso tiene toda la razon vio, toda la razon.