jueves, 4 de diciembre de 2014

reculo la nerona

Tras el anuncio de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de eximir del impuesto a las Ganancias al medio aguinaldo para los sueldos inferiores a 35 mil pesos, la mayoría de los gremios que habían adherido a una medida de fuerza a realizarse durante la primera quincena de diciembre, celebraron la decisión de la primera mandataria y analizan suspender la huelga. La única voz que mantiene la convocatoria al paro es Luis Barrionuevo, que consideró la medida del Gobierno como “una cajita de Navidad”.
El secretario general de la CGT opositora, Hugo Moyano, consideró que el anuncio de este miércoles "trae un alivio" a la situación de los trabajadores, aunque aclaró que "hay que seguir conversando".
"Trae un alivio. Tenemos que seguir conversando con el transporte, que fueron los que tuvieron esta iniciativa. Y con la CGT, que en el día de ayer nos hemos reunido, con la CGT Azul y Blanca y con la CTA", fue la primera reacción de Moyano luego que la presidenta anunciara que el medio aguinaldo de diciembre estará exento del gravamen.
Quien ya descartó la medida de fuerza fue el secretario general de la Unión Tranviaria Automotor (UTA), Roberto Fernández, al sostener que "hay que pagar el gesto de Cristina con otro gesto" y señaló: "No vamos a anunciar ningún paro". En ese sentido, destacó que "esto cambia lo que pedíamos. Ganaron los trabajadores".
En tanto, el secretario general de la UOCRA, Gerardo Martínez, confió en que “se levanten las medidas de fuerza” previstas por algunos gremios, luego de la anunciada decisión oficial.
“Yo soy muy respetuoso de las determinaciones de cada sector sindical, no obstante, no creo que en este momento estén dadas las condiciones (para un eventual paro) dada esta respuesta contundente que ha dado la Presidenta. Me parece que en esta circunstancia no hay motivación”, apuntó.
Martínez agregó que cree que “en las asambleas que se realicen a partir de ahora, se evaluará levantar esa medida”.
Sobre el reclamo del bono de fin de año, dijo que “más allá de los acuerdos y de esta consideración”, el otorgamiento tiene que ver “con una relación específica de cada una de las actividades”.
“Justamente cada uno sabe, en su actividad, qué margen tiene en función de lo que han sido las utilidades de ese sector empresario", afirmó Martínez.
Asimismo evaluó que será un “diciembre tranquilo", donde "se seguirá debatiendo para combatir el año que viene la inflación que nos afecta, así como los daños colaterales que ocasiona”.
“Yo sé que el gobierno está haciendo todo lo posible y sabemos que hay sectores especulativos”, consideró Martínez, tras evaluar que “este modelo no es de pertenencia política” sino que busca “el desarrollo del pueblo”.
Otro que celebró la medida anunciada este miércoles por la primera mandataria, fue el secretario general de la CGT, Antonio Caló, quien ponderó el anuncio al calificarlo como “una medida justa" y "una buena noticia", y sostuvo que "los dirigentes que estaban dispuestos a convocar a un paro por este tema se quedaron sin motivos”.
“Es una medida justa y buena porque descomprime la situación de los trabajadores de cara a estas Fiestas”, evaluó Caló en relación a la decisión anunciada el cierre de la 20° Conferencia de la UIA.
Caló consideró que “se trata de una buena noticia para los trabajadores de casi todos los gremios, ya que $35.000 es una cifra elevada”.
“Con esta medida, en mi sindicato, serán muy pocos los que pagarán ganancias sobre el medio aguinaldo. La mayoría de los metalúrgicos saldrán favorecidos y lo mismo pasará en otros sindicatos”, observó el máximo referente de la UOM.
El titular de la CGT consideró que “ahora, de cara al año que viene, falta sentarse a discutir con el Gobierno la modificación de la tablita”, que fuera diseñada por el ministro de Economía de la Alianza, José Luis Machinea.
Para Hugo Yasky, titular de una de las dos CTA, “es un anuncio extraordinario que demuestra que el Gobierno apuesta a la reactivación del consumo popular”. Sobre el enfoque de la medida, reclamada por todo el arco sindical, el docente afirmó que la mandataria “escucha las demandas de los trabajadores”.
A su tiempo, el titular del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (Somu), Omar “Caballo” Suárez, declaró: “Nosotros lo vamos a seguir planteando dentro del marco del diálogo. En algún momento lo van a tener que modificar (al impuesto a las Ganancias). Y esto le va a servir al Gobierno porque el trabajador va a tener un mayor gasto”.
Respecto al paro, Suárez afirmó: “Hoy más que nunca una medida de fuerza perjudicaría a todos: a los empresarios y a los trabajadores. Hay que poner el esfuerzo entre todos. Nosotros acompañamos a este gobierno y no creemos que en este proyecto esté todo mal”.
También Omar Viviani, secretario general del Sindicato de Peones de Taxis, afirmó que "con este anuncio ya damos por finalizada la página de este año".
"Con nuestro secretario general, el compañero Caló, y otros compañeros venimos llevando a cabo reuniones con el Jefe de Gabinete como con el Ministro de Economía, solicitándoles que haya en este medio aguinaldo de fin de año alguna eximición de la Cuarta Categoría. Las cosas se van dando, hay que ser perseverantes", argumentó Viviani.
En la misma sintonía, el titular del Sindicato de la Alimentación, Rodolfo Daer, dijo que tras el anuncio de la eximición del impuesto a las Ganancias al medio aguinaldo, su gremio decidió "no parar" y aseveró que "sería una negación no aceptar que se avanzó" en el tema.
"Nosotros en la última oportunidad hemos parado. Con los anuncios de ayer decidimos no parar. En las negociaciones siempre hay que adaptar lo que uno pide", dijo Daer.
Para el dirigente gremial, los anuncios representan un "avance significativo".
"En nuestro gremio tuvimos avances que nos permitieron avanzar más allá de la inflación. Este es el primer paso para una discusión seria sobre el tema tributario en el país", consideró.
Asimismo, Daer destacó que "sosteniendo el consumo se mantiene el sistema productivo" y pidió tener en cuenta "la foto de lo que está pasando en Europa y lo que está pasando en Argentina sin ruptura del empleo".
A contramano de la mayoría de los popes sindicales, el jefe de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, consideró que la decisión de la Presidenta fue un "arrugue de barrera" y una "caja de Navidad".
"Hubo un arrugue de barreras", sostuvo Barrionuevo y analizó que la Presidenta "se asustó" ante la intención del sindicalismo opositor y los gremios de transporte de concretar un paro nacional antes de fin de año.
Pese a que opinó que los gremios de transporte "no van a estar de acuerdo" con mantener la medida de fuerza tras el anuncio del Gobierno, el referente sindical adelantó que desde las centrales opositoras de la CGT íbamos a plantear que el paro "fuera con movilización".
Consultado por la posible revisión de la protesta que harán los gremios del transporte terrestre, aéreo y marítimo luego del anuncio, Barrionuevo planteó que "viven del Estado, de los subsidios y del apriete. Los comprendo".
"Los que estamos produciendo y tributamos somos los más perjudicados, no vivimos de las prebendas del Estado", disparó. Si bien aventuró que los gremios de transporte "no van a estar de acuerdo" con mantener la protesta, Barrionuevo adelantó que los bancarios "van a proseguir con la medida de fuerza".

No hay comentarios: