miércoles, 28 de enero de 2015

dentro de los 7ris7eros

En el último partido de “El Lobo” quedó la sensación que las cosas en el seno de “La 22” no estaban en su mejor momento. La barra, que actualmente conduce Cristian Camilieri, alías “El Volador”, tiene varias internas que podrían estallar el próximo viernes en el José María Minella de Mar del Plata.
No son pocos los hinchas triperos que, a sabiendas que no se aplicará el derecho de admisión y conociendo las rupturas que se originaron en la hinchada, decidieron no ir a ver el clásico platense.
Alejados de la tribuna Juan Pablo “Papupa” Córdoba y Fernando “El Torugo” Núñez, los destinos de “La 22” pasaron a manos de “El Volador”, por tener mayor ascendencia entre los hinchas violentos de la institución de calle 4.
Según cuentan asiduos concurrentes al Bosque, la “política” impuesta por “El Volador” difiere mucho con otros referentes de “La 22”, como lo fueron Marcelo “Fierro” Amuchástegui, “El Bombón”, “El Tucumano” o “El negro José Luis”. Contaron hinchas gimnasistas que ahora en la tribuna “la cosa cambió para mal; los pibes le pegan a la gente, roban, amenazan y hasta sacan armas”.
Hace algunos años, un grupo del barrio el Palihue, identificados con “El Manco Wimpy” -hombre de armas llevar, vinculado con el bruerismo en Villa Elvira- intentó arrebatarle la conducción de “La 22” a “El Volador”. En el hecho hubo heridos de bala y hasta una pelea “mano a mano” donde se trenzaron “Los Medina” y la barra de “El Manco”.
Otro hecho estuvo centrado en la muerte de un hincha vinculado con la gente del Palihue, producto de un disparo que provino del arma de otro integrante de “La 22”, del barrio el Churrasco.
En el último tiempo, a la barra de “El Volador” y a la del viejo grupo de “Papupa” -secundada por el sector de “El Manco” y el del “Ruso”, que trae gente de Altos de San Lorenzo y Los Hornos- se le añadió otro sector señalado como “Los Medina”.
Estos son una fracción de Villa Elvira, identificados con los más jóvenes y revoltosos de la tribuna. Representados por cuatro hermanos que no se llevan tan bien entre ellos y son parte interesada en la conducción de “La 22”.
Según cuentan testigos, durante los primeros días del mes de enero, en un local de 122 y 64 mientras se desarrollaba una cena familiar para festejar el cumpleaños de la hija más chica de “Los Medina”, un intercambio de palabras entre hermanos armó una trifulca que terminó con botellazos, golpes y disparos, llevando a los Medina a dividirse dentro de la barra tripera.
Lamentablemente para el mundo del fútbol, el problema familiar podría trasladarse el viernes 30 al José María Minella o cuando “El Lobo” vuelva al Bosque.
Tampoco habría que perder de vista que otros sectores de la vieja guardia se reunieron en un asado en Altos de San Lorenzo donde decidieron que si las cosas no cambian van a retomar la conducción de la hinchada.


No hay comentarios: