lunes, 29 de junio de 2015

estafa de estacionamiento del Garka

Hace cuatro años que el intendente Pablo Bruera elude una denuncia penal en su contra, la cual ya tiene a dos “perejiles” imputados, y que lo involucra en una estafa millonaria por haberse apropiado del sistema de mensajes de texto del Estacionamiento Medido. El ex presidente de la UNLP, Fernando Tauber, también está en la mira.
La Justicia Penal de La Plata investiga desde el 9 de marzo de 2011, una denuncia de un particular damnificado, quien acusó al intendente Pablo Bruera por haberlo estafado para apropiarse de un negocio millonario que se montó detrás del Estacionamiento Medido.
Se trata de Carlos Alberto Lijavetsky, quien creó y patentó el 29 de mayo de 2007 en el Registro Nacional de Derecho de Autor (Expediente 572085) el sistema de “Celupagos”, a través del cual se realizaban “pagos por consumos con telefonía celular, medio de pago electrónico, igual, parecido o similar”, según se detalla en el formulario N° 135092.
Pero esta idea, que el propio Lijavetsky llevó ante Pablo Bruera a mediados del 2009, en el marco de una reunión mantenida a su vez con la presencia del entonces secretario de Gestión Pública de la Municipalidad, Jorge Campanaro, terminó siendo “robada” por ambos funcionarios para montar un negocio millonario, que deja regalías incalculables para las arcas del poder político de turno.
“Concretamente lo que hicieron fue robar el proyecto y firmar un contrato con una empresa de dudosa procedencia (Pampa Systems S.R.L.), por un efímero monto de 31.500 pesos por mes, para la concesión del Sistema de Estacionamiento Medido bajo la modalidad de carga y consumo a través del teléfono celular”, explicaron a este medio fuentes confiables al dar a conocer la denuncia.
De esta forma, haciendo caso omiso y estafando de manera llamativa a Lijavetsky, es la administración Bruera la cual comienza a hacer uso y a promover como política de Estado el Sistema de Estacionamiento Medido a través de la línea telefónica 6357 (la cual al día de hoy sigue vigente), para habilitar los pagos del aparcamiento desde un teléfono celular.
Según los detalles de la denuncia penal, presentada por el particular damnificado contra Pablo Bruera, el mandatario municipal es acusado por el delito de “plagio, defraudación y estafa”, al considerarse que tenía pleno conocimiento del proyecto presentado personalmente por Lijavetsky, y así y todo, obró de mala fe, firmando un convenio
Esta situación, que al día de hoy tiene en una situación más que comprometida al intendente comunal, ya tiene como imputados a los antes citados Bianchi y Deviggiano, quienes debieron presentarse a declarar ante la Fiscalía de Álvaro Garganta, donde el letrado los encontró culpables del delito de “estafa”, al haber firmado y cobrado durante unos 21 meses la suma aproximada de 661.500 pesos, pese a no contar con la propiedad intelectual del sistema de pagos por celular.
Dicha imputación, fue resuelta favorablemente por el Fiscal Garganta, y si bien el Juez de Garantías, Fernando Mateo, les dictó un sobreseimiento, el mismo fue apelado y la Cámara lo revocó manteniendo la imputación y elevando a juicio oral la causa ante el Tribunal Oral Criminal N° 1 de La Plata, donde se espera su sanción definitiva desde agosto del año pasado
Pero si bien de manera “milagrosa” la justicia definió no avanzar penalmente contra el mandatario municipal al considerar que podía haber sido víctima de una estafa, no conforme con ello, Bruera trazó otro convenio para seguir explotando desde fines del año 2010 a la fecha el Sistema de Estacionamiento Medido, pero en esta oportunidad el mismo se firmó con la Universidad Nacional de La Plata.
Precisamente el entonces presidente de la Casa de Altos Estudios, Fernando Tauber, fue quien homologó un acuerdo con el intendente Pablo Bruera para proveer a la Municipalidad del software del Estacionamiento Medido, a pesar de que dicho sistema fue ideado y patentado por el denunciante Carlos Alberto Lijavetsky.
Con bombos y platillos el municipio subscribió dicho acuerdo para que el Centro Superior para el Procesamiento de la Información (Cespi) sea el ente encargado de permitirle al municipio seguir haciendo uso del sistema que ha generado ingresos cuantiosos los últimos años a las arcas públicas a costa de una estafa millonaria perpetrada por el Intendente Bruera.
“Bruera se cree tan impune ante la justicia que no solo incurrió una vez en el delito, sino que volvió meses después a firmar un nuevo convenio para seguir explotando este sistema, a pesar de que estaba denunciado por plagio, defraudación y estafa”, precisaron a este medio.
A raíz de este escenario, en donde entra en escena un nuevo actor como es la Universidad Nacional de La Plata, Lijavetsky volvió a presentarse ante la justicia, pero previamente envió una carta documento al intendente Pablo Bruera, a la Casa de Altos Estudios y a una veintena de municipios que comenzaron a utilizar este sistema “vendido” por la UNLP para advertirles que terminarán teniendo que rendirle cuentas a la justicia.
– Según los datos oficiales, en La Plata unos 20 mil automóviles por día pagan el Estacionamiento Medido.
Datos, datos, datos:
– En promedio cada rodado está estacionado 2:20 horas.
– El costo para estacionar es de $4 en horas “pico” de 10 a 14; y de $2,50 en el resto de la jornada (7 a 10, y 14 a 20hs).
– Por día, el municipio declara ingresos por 130 mil pesos promedio, es decir 3.400.000 pesos por mes.
– Todo este dinero ($40 millones de pesos al año) es ingresado de una manera llamativa a las arcas de la Comuna, ya que no hay creada una tasa específica para el ingreso de la recaudación del Estacionamiento Medido, con lo cual todo se deposita en una cuenta del municipio sin asignación específica.

No hay comentarios: