jueves, 16 de julio de 2015

fmi y la economia argentina

Contra las mentiras del relato oficial, de la ficticia estabilidad económica a fuerza de recesión, atraso cambiario y emisión monetaria sin límites, el Fondo Monetario Internacional (FMI) fue contundente: “La economía argentina se mantendrá estancada en 2015 y 2016”.
En este sentido, el director del Departamento del Hemisferio Occidental, el mexicano Alejandro Werner, advirtió sobre “una situación muy delicada” por los excesivos controles sobre la compra de divisas, al tiempo que advirtió por una “expansión” del gasto público mayor a la prevista.
“Es una economía que está creciendo a tasas muy, muy bajas, una economía donde el sector industrial, sobre todo el manufacturero, ha estado parado de manera importante y la inversión privada la hemos visto con un comportamiento muy débil”, explicó el funcionario del FMI.
“En Argentina se prevé que la actividad económica se mantenga estancada en 2015 y 2016”, vaticinó Werner, que atribuyó la situación a diversos factores, entre ellos, “el persistente descenso de los precios de las materias primas”. Así, el FMI prevé un tímido crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) del 0,1% para este año y de cero para el próximo; así se mantendrá hasta 2017.
"Desde el punto de vista cualitativo, (la de Argentina) es una economía que sigue exhibiendo una situación muy delicada de balanza de pagos”, consideró el economista del organismo multilateral de créditos, y añadió que esto “genera un conjunto de restricciones importantes que limita de manera considerable la actividad productiva”.
Consultado por Hoy sobre el demoledor informe del FMI, el economista y especialista en mercados internacionales, Luis Palma Cané, planteó un panorama más grave para el futuro del país: “Yo disentiría con el Fondo. Acá no hay estancamiento, sino una ligera caída de la economía; y el próximo gobierno deberá hacer un ajuste fuerte, sólido y creíble. Como están dadas las cosas, el estancamiento sería lo mejor que nos podría pasar, pero el año que viene vamos a sufrir una dura caída si no se modifica la actual política económica liderada por el ministro Axel Kicillof”.
Para Palma Cané, la receta para salir de la “situación delicada” sobre la que alertó el FMI, es “eliminar el cepo cambiario, pero eso también requiere devaluar, lo que, a su vez, implica un plan antiinflacionario, para culminar en el congelamiento del gasto público. Todo esto hay que hacer para evitar el estancamiento, porque el nivel de deterioro al que ha llegado el kirchnerismo no puede revertirse con políticas suaves”.
“Acá hace falta un ajuste fuerte, creíble y al inicio del próximo gobierno”, concluyó el economista.
No quedan dudas de que, a partir del próximo 10 de diciembre, la nueva gestión gobernante deberá hacerse cargo del pesado lastre K, de los doce años de despilfarro que Cristina se empeñó en llamar “década ganada”.
La épica que el gobierno nacional intenta brindar a la recuperación de YPF, parece naufragar cada día más en las propias inconsistencias de las acciones oficiales.
Ayer, la petrolera estatal anunció la unidad de acción con Pan American Energy (propiedad de los hermanos Bulgheroni) y la firma alemana Wintershall para explotar un sector de Vaca Muerta en la provincia de Neuquén.
La acción trajo aparejada polémica, porque el gobierno reniega una vez más del cuidado del medio ambiente, al instaurar con estas acciones la controvertida técnica del fracking, que causa daños incalculables al ecosistema.
El gobierno neuquino anunció que la empresa que conduce Miguel Galuccio, Pan American Energy y Wintershalll realizarán una mega inversión en Vaca Muerta que podría alcanzar los US$ 30 mil millones al cabo de 35 años. Además, el gobierno de Jorge Sapag señaló que en los siguientes 20 años la provincia sureña recibirá en concepto de regalías unos 180 mil millones de pesos, de allí “la importancia estratégica del acuerdo en cuestión”.


No hay comentarios: