viernes, 31 de julio de 2015

hospìtal italiano denunciado

El Hospital Italiano de La Plata es, desde sus orígenes en diciembre de 1889, una asociación civil sin fines de lucro que ha tenido una fuerte presencia en nuestra comunidad. Pero, en los últimos años, de la mano de la crisis que se viene registrando tanto en la salud pública como en el sistema de salud de gestión privada, la institución se vio salpicada por diversos
escándalos que habrían sido protagonizados por sus autoridades.
Ayer se conoció que un integrante del directorio de la entidad presentó una pesada denuncia ante el INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social), organismo encargado de regular las asociaciones como el Italiano que, en los papeles, aparece como un “Hospital de comunidad sin fines de lucro”. En la presentación, a la que  se tuvo acceso , se acusa a la conducción del centenario centro médico de haber falsificado actas y de haber cometido decenas de irregularidades en los últimos años.
La acusación ante el organismo público fue presentada por quien se desempeñó como Gerente del Hospital Italiano de La Plata, Asociación de Socorros Mutuos y Beneficencia, el contador Enrique Alfredo Álvarez, y tiene el número de entrada 817318 con fecha del 14 de julio. Es decir, el denunciante es nada menos que una de las máximas autoridades que tuvo el nosocomio en los últimos años y que, según se pudo saber, fue despedido poco después de hacer la denuncia.
Según lo que plantea la acusación, existen cuantiosas irregularidades en el Registro de Asociados ya que de los 6866 asociados informados en la última “Memoria y Estados Contables Ejercicio 127 –junio 2013 a mayo 2014- sólo 497 revisten tal condición”. Es decir, se estarían contabilizando un número de socios 13 veces superior a lo que realmente tendría el nosocomio.
Por otra parte, la denuncia sostiene que no existe una registración de las altas y bajas de asociados, desde el ejercicio 2009 – 2010 en el libro rubricado Actas del Consejo Directivo. A esto habría que agregarle la vulnerabilidad del sistema informático que guarda los registros de socios por no cumplir con los mínimos requisitos que aseguren su inviolabilidad; así como también la inexistencia de un Padrón en las Asambleas Ordinarias 123, 124, 125, 126 y 127¸ y la falta del quórum para sesionar en segundo llamado en las Asambleas 126 y 127 según lo previsto en el artículo 24 del Estatuto Social.


No hay comentarios: