sábado, 25 de julio de 2015

manipulando el Indek

La falsificación de la estadísticas oficiales, que equivale a querer tapar el sol con dudo, ya supera todos los límites. Ahora se conoció que el gobierno infló ingresos del comercio exterior por casi US$ 2000 millones con el objetivo de intentar esconder el déficit real, ocasionado por el fracaso rotundo de la política económica del kirchnerismo.
Si no fuera por esta maniobra K instrumentada por el INDEC, el primer semestre del año no reflejó un saldo comercial positivo. Por el contrario, los números están en rojo, ocultos bajo una sobreestimación de US$ 1958,6 millones de exportaciones nacionales.
La sobreestimación en el ingreso de divisas por vía comercial no es un dato inocente en medio de una corrida del dólar libre, que esta semana superó los 15 pesos y obligó al Gobierno a presionar a los bancos para clausurar las operaciones del llamado "contado con liqui". También forzó a la Anses a desprenderse de varios cientos de millones de dólares en bonos y al Banco Central (BCRA), a imponer una mejora de las tasas a los depositantes de plazos fijos para seducir a ahorristas y empresas, y convencerlos de abandonar la dolarización. A esto se suma la falta de inversión en el país desde hace meses y las operaciones que los denominados fondos buitre impulsan en Nueva York para cerrar la posibilidad de que el Gobierno coloque deuda en dólares.
Los datos de la sobreestimación en las exportaciones son oficiales y surgen de la llamada Base Usuaria (BU) que elabora el Indec, pero que no difunde -salvo por una suscripción especial-. Los números de esta fuente mantuvieron ínfimas diferencias con el informe de Intercambio Comercial Argentino (ICA) que el Gobierno sí publica mensualmente. Desde hace tres años, con Guillermo Moreno en la Secretaría de Comercio Interior, comenzó a ampliarse la brecha entre ambos cálculos.
Según la proyección de la consultora Labour, Capital & Growth (LCG), el trienio 2013-2015 terminaría con una sobreestimación de las exportaciones de unos 15.000 millones de dólares. La misma consultora afirmó que la brecha entre el ICA y la BU -entre 2005 y 2010- no superó nunca el 0,3 por ciento. En cambio, en 2013 fue de 6,6% y el año pasado, de 7,5 por ciento.
En definitiva, los números oficiales no cierran por ningún lado.



No hay comentarios: