miércoles, 8 de julio de 2015

marcha por la justicia

La excusa fue reclamar por la reincorporación del exjuez subrogante de la Cámara de Casación Penal, Luis María Cabral (removido por la mayoría kirchnerista del Consejo de la Magistratura justo cuando el funcionario judicial debía fallar por la ilegalidad o no del Memorándum de Entendimiento con Irán). Pero el objeto final fue más amplio y profundo: marchar en defensa de la justicia, por la auténtica división de poderes y cuestionar el arbitrario avasallamiento del gobierno que, a cinco meses de abandonar el poder, se empeña en designar (y remover) jueces, conjueces y fiscales a dedo.
Pese al frío, una multitud se concentró frente a los Tribunales
de Talcahuano 550 (C.A.B.A), ante un escenario que se pobló con los dirigentes de la Asociación de Magistrados, cuyo titular, Ricardo Recondo, envió un duro mensaje al gobierno nacional, al sentenciar: “No vamos a permitir que se juegue con la independencia del Poder Judicial y con la democracia”, y advertir: “No aceptamos la ilegal e inconstitucional remoción” de Cabral.
“La única justicia legítima es la justicia independiente”, afirmó Recondo al parafrasear con la agrupación kirchnerista Justicia Legítima, al tiempo que alertó: “Estos ataques no son nuevos pero muestran una tendencia que pretende ser ireversible. La intención es subordinar al Poder Judicial para evitar que cumpla con su constitucional deber de control de los desbordes de los otros poderes”. Ante los aplausos de los manifestantes, que portaron banderas argentinas y carteles con leyendas como “La República no se negocia”; “Yo soy Nisman”; “Destitución a la encubridora de la Impunidad: Gils Carbó” o “No a la Ley de Subrogancias” (cuya polémica aplicación le permite al kirchnerismo nombrar magistrados amigos), el juez porteño de la Cámara Federal en lo Civil y Comercial advirtió que
“el objetivo [del gobierno] es tener jueces adeptos. La Ley de Subrogancias es inconstitucional y así vamos a demandar que se declare”.
“No nos vamos a callar. Vamos a pelear con y por la Constitución Nacional, y nunca nos vamos a rendir. Sin justicia independiente no hay división de poderes, sin división de poderes no hay República y sin República no hay auténtica democracia”, concluyó el único orador de la jornada.
Hacia el final, la multitud entonó el Himno Nacional y comenzó a desconcentrarse al grito unánime y reiterado de “¡Justicia!”. La marcha fue impulsada por jueces, fiscales y funcionarios judiciales, apoyados por dirigentes políticos de la oposición y asociaciones de la sociedad civil. Pero anoche, frente a Tribunales, hubo algo más que hombres de traje y corbata; hubo un pueblo defendiendo sus derechos y reclamando su igualdad ante la ley, en tiempos en que la presidenta Cristina Kirchner avanza con todas sus artimañas sobre el poder judicial, cooptando magistrados que la ayuden a allanar el camino para su retirada impune el 10 de diciembre.
Presente entre los manifestantes, el juez Cabral aseguró que la movilización “no debe ser considerada una cuestión personal” sino que fue “en defensa del funcionamiento institucional de la República”. Desde el arco político, asistieron Margarita Stolbizer; dirigentes del PRO como Laura Alonso y Patricia Bullrich; de la UCR, como Ernesto Sanz y Ricardo Gil Lavedra. También participó el fiscal restituido José María Campagnoli y distintos miembros de la Magistratura.

En un aparte:

El abogado Claudio Marcelo Vázquez, designado como conjuez por el kirchnerismo para fallar en la causa por el memorándum firmado con Irán por el caso AMIA, exhibe entre sus antecedentes comerciales reportados por el Banco Central ser deudor moroso categoría incobrable de una deuda de unos 10.000 pesos.
Asimismo, una empresa dedicada a la fabricación de carrocerías de colectivos, ligada a él, aparece en esos registros con 141 cheques rechazados por más de 600.000 pesos.

No hay comentarios: