sábado, 12 de septiembre de 2015

Asamblea pincha

En lo que comenzó como una asamblea tranquila y ordenada, un nuevo llamado al tribunal de disciplina para que investigue los manejos de la gestión del arquitecto Lombardi encendió una luz de alerta en Estudiantes con respecto a como se venia manejando la economía del club.
Tal cual venian informando los medios locales la semana pasada, los rumores sobre la posible intervención del nuevo tribunal se habían incrementado al momento de cerrar el balance, ya que de acuerdo a los informes de la auditora BDO se estableció que hubo manejos como mínimo imprudentes de parte de la secretaria de finanzas que encabezo el contador Sergio Di Bella en el tramo final de la gestión del arquitecto Lombardi. concretamente, durante la asamblea se machaco sobre los pedidos y condiciones impuestas por los jugadores Aguirregaray y Vera, quienes al momento de firmar o renovar sus contratos establecieron pautas irrisorias para la economía del club, como fijar un incremento salarial en función de la variación del precio del dolar.
Concretamente, la comisión directiva de Lombardi acordó con los jugadores que si el precio del dolar cambiaba como paso en los últimos doce meses (se fue de 8 pesos a 9.20 en el valor oficial) los contratos debían ajustarse. Esto implica que si el año que viene el dolar oficial se dispara a 30 pesos, el club estará obligado a pagarle al Vasco Aguirregaray un contrato a ese precio, siendo imposible para una economía pesificada como la de Estudiantes poder prevenir estas variaciones inflacionarias y entendiendo el procedimiento como nocivo e incierto para los manejos futuros del club.
A su vez, se hizo hincapié en el costo financiero y el canje indiscriminado de documentos a entidades financieras privadas que ahora han pasado a manos de casas bancarias.
Por todo esto, los socios Pedro Watzman, Pablo Caffe, Juan Carlos Curone, Raul Caro Betelu y Hugo Amendolara tendrán la responsabilidad de iniciar un proceso de investigación interno para determinar responsabilidades y posibles sanciones a los socios Sergio Di Bella y Enrique Lombardi, por ser, entre otros, los que tuvieron poder de firma y tomaron decisiones que podrían haber comprometido seriamente el patrimonio del club tanto en el presente como en el futuro.
De hecho, la ausencia del arquitecto en la asamblea y la advertencia del presidente Veron dejando entrever esta situación termino de sacar a la luz las diferencias de criterios, que además de ser adelantadas por el diario Hoy, terminan teniendo un correlato en un proceso interno dentro de la institución de calle 53.
Al fin de cuentas, los 180 socios que firmaron el acta de asamblea terminaron aprobando la memoria y el balance del ejercicio 110, pero sometieron a reiteradas preguntas al contador Sergio Buscemi, quien apelo a las notas del balance para explicar varios de los puntos que fueron advertidos sobre la gestión anterior.
Por otro lado, no paso desapercibido el fastidio de los socios de Estudiantes hacia la decisión de Martin Di Bella (actual secretario de finanzas y de visible identificación con el Frente para la Victoria) de tomar en cuenta las estadísticas del polémico y discutido INDEC para analizar y comparar cuadros de crecimiento de la economía albirroja en los últimos meses.


No hay comentarios: