miércoles, 16 de septiembre de 2015

contrataciones directas K

El denominado Niembrogate, que involucra al candidato a diputado Fernando Niembro con contrataciones directas millonarias, ha generado todo tipo de repercusiones políticas. Pero las contrataciones directas no son patrimonio exclusivo del macrismo. De hecho, ha sido el kirchnerismo el gobierno que más ha utilizado esta metodología para hacer negocios turbios.
Una clara muestra de ello es lo que sucedió con el documental y las distintas formas de homenajes a Néstor Kirchner, que se financiaron con recursos del Estado, es decir, con impuestos que pagamos todos los ciudadanos. Según se  pudo saber , la secretaria de Cultura de la Nación, en el año 2012, autorizó y aprobó la contratación directa Nº 24 de la empresa Tochineki SA para la puesta en escena, traslado y montaje de la muestra “Néstor por Todos”. El dato fue dado a conocer, oportunamente, por el sitio Eliminando Variables.
Tochineki es la misma productora que fue concebida con el fin de recopilar material para la realización de una película sobre la vida de Néstor Kirchner, film que insumió millonarios subsidios otorgados por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), la Cancillería y distintos organismos oficiales como el Correo Argentino y el Banco Nación. La empresa, cuyo nombre surge a partir de las dos primeras letras de los apodos de los socios y las dos primeras letras tanto del nombre como del apellido del ex presidente, fue creada el 27 de enero del 2011. Sus fundadores fueron el publicista Jorge Héctor “Topo” Devoto y el jefe de la bancada de diputados provinciales del Frente para la Victoria, Fernando “Chino” Navarro, que buscará renovar su banca por cuatro años más en las próximas elecciones. Pocos días después de su conformación, Devoto y Navarro transfirieron su firma a personas de su confianza. Así fue como Rodolfo Atilio Pereyra, un estrecho colaborador de Navarro, quedó como presidente de Tochineki.
Actualmente, según  se pudo constatar, la productora en cuestión figura en los registros del Banco Central por haber emitidos cheques sin fondos por $214 mil pesos lo que, evidentemente, para el kirchnerismo no constituye una traba a la hora de seguir dándole negocios a Navarro y su familia. De hecho, Juan Francisco Navarro, que es concejal en Lomas de Zamora y es el hijo del diputado provincial, fue el director de la película publicitaria "Cristina, militante de un proyecto", que se estrenó el pasado 2 de septiembre. Asimismo, el Chino parece tener una prolífica actividad empresaria ya que, después de haberse desligado en lo formal de Tochineki (el hecho seguiría manejando la productora), actualmente integra el directorio de otras sociedades: Transportadora Patagónica SRL (Servicio de transporte automotor de pasajeros) y Poman Market SA (dedicada a la compra y venta de artículos de almacén). La sede de Transportadora Patagónica es un domicilio particular de La Plata, ubicado a pocos metros de la estación de trenes.
Tal como se informó, en reiteradas oportunidades, el Chino Navarro es un diputado que ha tenido serios problemas con la Justicia. De hecho, fue condenado por un fraude millonario en el Concejo Deliberante de Lomas de Zamora. En 1993, cuando era edil de ese distrito del sur del Conurbano bonaerense, “el Concejo había requerido 7.841.250 fotocopias, esto es, un promedio de 29.700 diarias” gastando $784.125, que en ese momento era el equivalente a la misma cifra en dólares. Así lo expresó la Suprema Corte de Justicia bonaerense al convalidar las sanciones económicas que había impuesto el Tribunal de Cuentas bonaerense al actual diputado provincial del Frente para la Victoria por encontrarlo responsable de ese hecho. El legislador lomense también fue procesado por los gastos “en la cuenta conservación y reparación de vehículos del Concejo”, siempre según la información oficial del Tribunal, “comprobándose que para reparar un Peugeot 504 modelo 1990 se gastaron en 1993 $140.269 y en 1994 $45.121 más. Y en un Ford Sierra modelo 1989 se gastaron $118.497 en 1993 y $49.006 al año siguiente”. Todo esto durante la época en un peso equivalía a un dólar.
En definitiva, en lo que se refiere a las contrataciones del Estado, calza a la perfección un viejo dicho popular para describir la actitud del kirchnerismo: “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”.



No hay comentarios: