sábado, 26 de septiembre de 2015

gaka y sioli, dale siganlos votando

La falta de mantenimiento de los hospitales públicos de la ciudad no es una novedad pero en este caso el mal estado del Hospital de Niños “Sor María Ludovica” obligó a tener que cerrar la sala 12 de Neonatología a raíz de la caída de mampostería en el lugar.
Según se informó, el servicio se está mudando a otra área por lo cual no hay internaciones de recién nacidos y la complicación es motivo de decenas de reclamos.
En rigor, varios sectores del centro pediátrico de 14 y 65 padecen problemas de infraestructura, ya que también hubo inconvenientes con el sistema cloacal, que llegó a desbordar e inundó de aguas servidas la sala de Terapia Cardiovascular.
Según aseguraron fuentes vinculadas al personal del establecimiento sanitario, “tuvieron que desalojar la sala por todos los problemas edilicios que tiene” y en ese sentido se detalló que el sector se desactivó “por completo” y ahora es un grupo de ambientes totalmente abandonados, con agua y cables tirados en el piso, muebles desvencijados, manchas de humedad en las paredes y cielo rasos descascarados.

Pero los problemas no se limitarían al servicio de Neonatología. Días atrás, los pasillos y algunas salas del Hospital de Niños, en particular la Terapia Intensiva del servicio Cardiovascular se inundaron con líquidos cloacales.
Este triste presente de los hospitales públicos de la ciudad no es nuevo y en los últimos años se ha ido incrementando a pasos agigantados por la falta de mantenimiento y de inversión en el área de salud.
Por si ello fuera poco en la gestión municipal de Pablo, el garka, Bruera también se ha agravado el pésimo estado de las salas de salud, las cuales no tienen profesionales a cargo y sólo atienden en horas de la mañana y con turno. Lo cual obliga a muchos vecinos a tener que acampar toda la madrugada para poder tener un turno para la atención de un médico clínico.

No hay comentarios: