martes, 8 de septiembre de 2015

ganamos ayer

Estudiantes jugó un gran partido ante Aldosivi y metió el tercer triunfo al hilo en el estadio Ciudad de La Plata. En ese escenario recibirá el próximo domingo a Gimnasia...
Con una gran tarea colectiva, de las mejores bajo la conducción de Gabriel Milito, Estudiantes venció anoche por 2-1 a Aldosivi y tomó confianza de cara al clásico del próximo domingo ante Gimnasia.
El Pincha hizo mejor las cosas que su rival durante los 90 minutos y logró un triunfo justo. El manejo de Acosta, la velocidad de Cerutti, el temple de Damonte y la movilidad de Auzqui fueron las principales virtudes del León.
El Enano avisó a los 6’ con un remate que Campodónico tiró al córner y a los 15’ no llegó a empujar un centro atrás de Auzqui. Además, sobre los 24’, Sánchez Miño probó desde afuera del área a las manos del arquero rival. Sin embargo, ninguna de las tres opciones representó un peligro supremo para el Tiburón.
El gol llegó a los 27 minutos: la inició Jara, Acosta rompió líneas con un pase de primera, Auzqui se sacó de encima a un defensor y el Titi Rodríguez empujó como pudo el centro venenoso del número 7.
Las emociones continuaron llegando. Sobre la media hora, Jara le cometió un infantil penal a Roger Martínez e Hilario Navarro volvió a vestirse de héroe tapando el remate de Gastón Díaz. Sin embargo, el correntino dudó en la siguiente jugada y el colombiano lo venció con un cabezazo, tras un córner.
Estudiantes no se quedó después del empate y estuvo cerca de desnivelar con un remate de Acosta y otro de Cerutti. Además, sobre el cierre del período, Campodónico le sacó un tremendo derechazo a Jara.
Lejos de especular, el cuadro albirrojo salió con decisión al segundo tiempo y rápidamente encontró la ventaja, aunque la fortuna le hizo un guiño. Tras un córner pasado, Jara la volvió a meter al medio y el balón rebotó en Martínez, con tanta mala suerte para el visitante que descolocó a Campodónico y murió en la red.
A diferencia de otros encuentros, el Pincha supo manejar el trámite sin sufrir situaciones de riesgo y encontró espacios para poder liquidarlo antes de tiempo, algo que no concretó por falta de puntería. Acosta siempre encontró las espaldas de los volantes centrales rivales, Cerutti volvió loco a Lequi y Auzqui supo jugar como único punta. El doble 5 tuvo una buena tarea en la recuperación y la defensa no pasó mayores sofocones. Además, Anselmo entró bien y el palo le negó el gol tras un cabezazo bárbaro.
Sin mayores riesgos, más que un derechazo de Pepe Sand a las manos de Navarro, pasaron los minutos en el estadio Ciudad de La Plata hasta el pitazo final de Facundo Tello.
Fue un triunfo merecido de Estudiantes, que llega al clásico con Gimnasia en un óptimo estado futbolístico y con mucho optimismo pensando en el Reducido clasificatorio a la Copa Libertadores.


No hay comentarios: