martes, 29 de septiembre de 2015

noche negra y leprosa

La frase popular “el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra" explica las razones por las cuales Estudiantes cayó anoche 2-0 ante Newell’s
en el estadio Ciudad de La Plata, que después de dos años y tres meses contó con la presencia de público visitante. Lucas Boye, al minuto de juego, y Denis Rodríguez, a los 24 de esa misma etapa, marcaron para los rosarinos.
Sin dudas fue una noche para el olvido. El equipo de Gabriel Milito expuso todas sus miserias, su errores recurrentes, y por culpa de ello, desperdició una inmejorable oportunidad de meterse en el Reducido que otorga un cupo para la la Copa Libertadores 2016.
En el inicio del segundo tiempo, Estudiantes tuvo su chance, cuando Cerutti cayó en el área y Delfino marcó penal. Del remate se hizo cargo Diego Mendoza, quien en el afán de asegurar el envío, sacó un remate al centro del arco que encontró las manos de Unsain, quien ayudado por el travesaño, desactivó lo que era el descuento albirrojo.
A partir de allí, el Pincha buscó, intentó asociarse y aunque generó varias acciones de peligro que fueron bien resueltas por el arquero leproso (una de las figuras), también sufrió los contragolpes del elenco rosarino que pudo haber aumentado el marcado.
El pitazo final del árbitro marcó el cierre de una noche negra para el conjunto albirrojo.

No hay comentarios: