miércoles, 30 de diciembre de 2015

Como el pato criollo, cada paso que da Garro es una cagada...

Hasta sus propios allegados se
burlan a sus espaldas. Es que el intendente de La Plata, Julio Garro, ha nombrado en su gabinete a funcionarios que bien podrían protagonizar varias comedias en el cine al estilo de “Los bañeros locos del mundo”, “Brigada explosiva contra los ninjas”, o “Rambito y Rambón”.
Uno de ellos es el caso de la periodista Valeria Venturín, quien en el pasado trabajó para el Multimedios NOVA, hasta que habría sido descubierta filtrando en los portales de la empresa periodística notas del entonces senador provincial por la Coalición Cívica, Javier Mor Roig.
Luego de un breve paso por una ignota agencia llamada ANdigital, terminó repartiendo volantes para Mor Roig en calle 12, y luego siguió trabajando en la Dirección de Prensa de la municipalidad de Lanús, en los primeros meses del entonces intendente peronista Darío Díaz Pérez, donde “la tuvimos que echar por inútil y porque no venía nunca a trabajar”, confiesan ex autoridades de ese organismo.
Más allá del tinte humorístico de la noticia, llama la atención en un sector de Cambiemos, y más específicamente del PRO, la cantidad de gente que no está capacitada para ocupar el lugar en el que fue designada, o dirigentes cercanos al exintendente Julio Alak ocupando cargos en la flamante administración de Garro, quien habría recibido financiamiento del otrora jefe comunal, en los últimos meses de éste como ministro de Justicia nacional de la gestión kirchnerista.


No hay comentarios: