miércoles, 20 de enero de 2016

en el bingo se fuma

Denuncian que a casi 5 años de haber entrado en vigencia la Ley Nacional de Control del Tabaco, el bingo de La Plata redujo las proporciones de sus espacios libres de humo y agrandó aquellas pertenecientes al exclusivo sector destinado a clientes fumadores.
Al respecto, el ex legislador Oscar Negrelli denunció públicamente a la empresa Codere por su “actitud contraria a una política pública que ha sabido paliar las negativas consecuencias sanitarias, sociales, ambientales y económicas de la exposición al humo del cigarrillo”.
“La ley es clara en la prohibición de fumar en todos los espacios cerrados de uso público o privado, incluyendo casinos y bingos, boliches, bares y restaurantes, teatros, museos y bibliotecas, transporte público y estadios cubiertos”, explicó Negrelli.
Y agregó: ´”Lamentablemente, en los últimos meses el bingo de La Plata ha ido ampliando su sector exclusivo para fumadores y lo ha dotado de máquinas de última generación, servicio de cafetería y gastronomía, mientras que los lugares libres de humo se fueron achicando y perdiendo las máquinas de juego más modernas y entretenidas. Esto mismo se puede chequear en la página web de la empresa, que le hace una publicidad formidable y destacada al espacio para fumadores´.
La OMS ha alertado acerca de cómo los fumadores pasivos presentan, con mayor frecuencia que quienes no lo son, alteraciones respiratorias, cardiacas, otorrinolaringológicas e incluso cáncer de pulmón.
“Hay una prestación de servicio desigual por parte del bingo en lo que respecta a sus espacios libre de humo y aquel para fumadores. Esto último puede interpretarse como una persuasión simbólica hacia los clientes no fumadores, que terminan visitando el sector con humo frente a una oferta más atractiva en dicho sector: mejores máquinas, mejor atención del personal y mejor gastronomía que la disponible en los ambientes libres de humo”, detalló el actual funcionario de la Defensoría del Pueblo bonaerense.
“Es menester frenar la anomia que pretende imponer el mercado del juego, que además de ir por las monedas de los pobres, auspicia todas las adicciones posibles que acompañan a la pulsión de jugar: exposición al humo del tabaco, horarios de funcionamiento ilimitados, espacios cerrados para perder dimensión del tiempo, con la insalubridad laboral que esto último conlleva para los trabajadores del bingo”, enumeró el vicepresidente de CC-ARI Provincia de Buenos Aires.
Específicamente, en relación con la Ley Nº 26.687 en el contexto actual del bingo platense, su conclusión fue la siguiente: “Lo que esa Ley vino a regular fue una cuestión de salud pública y no de prácticas sociales. Es urgente la necesidad de que se reparen los derechos vulnerados de los no fumadores, por encima de cualquier afán de lucro que la empresa CODERE haya privilegiado”, afirmó.


No hay comentarios: