viernes, 26 de febrero de 2016

feudo K en problemones


El pesado legado económico que el kirchnerismo dejó en el país tras sus 12 años en el poder, puede verse con mayor ferocidad en la provincia de Santa Cruz, el feudo K que hoy atraviesa una crisis política y económica que hace tambalear el poder de la gobernadora Alicia Kirchner.
Una de las escenas habituales hoy en territorio patagónico, son los cortes de rutas, los reclamos por cientos de despidos en el Estado y en las empresas pertenecientes al supuesto testaferro de la familia Kirchner, Lázaro Báez, que ha llevado a que la situación social esté más caliente que nunca.
A eso hay que sumarle los salarios impagos de la gran mayoría de los empleados
de la administración pública, que ha llevado a un parate de la misma, y a la posibilidad cierta de que los docentes no comiencen el próximo lunes el ciclo lectivo luego de que ADOSAC (Asociación Docente de Santa Cruz), rechazara las primeras intenciones del Ejecutivo local de instaurar aumentos apenas superiores al 20%.
La crisis institucional ha llevado incluso a que crezcan los rumores sobre la posibilidad de una intervención federal a la provincia, algo rechazado por el universo K, quienes aseguran que todo se trata de una “maniobra” del macrismo para socavar el poder de la cuñada de Cristina Kirchner y generar “caos” social.
A pesar de que todo esto sucede ante sus ojos, Alicia Kirchner brilla por su ausencia y nada hace para detener la escalada de violencia que sacude al feudo kirchnerista. Por el momento, lo único que ha hecho es tratar de conseguir fondos del gobierno nacional que le sirvan para paliar el lamentable estado en que su propio espacio político dejó sumergida Santa Cruz.
La única respuesta elegida por la mandataria provincial, ha sido el silencio, no contestando los reclamos de la prensa, buscando con eso calmar las aguas en la provincia y evitar que las huelgas y las manifestaciones se detengan.
Complejo panorama el que atraviesa el territorio santacruceño, que pone a sus poco más de 300.000 habitantes contra las cuerdas, con una situación social en llamas y a punto de explotar por los aires.
Las implicancias del escándalo de Milagro Sala llegan a Santa Cruz. Germán Nivello, actual Subsecretario de Obras Públicas, está acusado de pagar millonarios adicionales a la líder piquetera K.
Nivello, mano derecha de Julio de Vido en el Ministerio de Planificación, está denunciado por el Fiscal de Estado de Jujuy, Mariano Miranda y el Fiscal Anticorrupción de la provincia, Joaquín Millón Quintana, bajo el cargo de “Participación Necesaria de Fraude a la Administración Pública”, sin poder comprobar la Justicia el destino de los fondos públicos.



No hay comentarios: