miércoles, 24 de febrero de 2016

gatopardismo en la republica

La expresión gatopardismo es usada para definir a aquellos procesos políticos que cambian algo para que en realidad nada cambie. Esto puede verse hoy en la República de los Niños, donde el gobierno de Julio Garro dispuso cambios en la conducción, pero en los hechos, la misma gente que llevó a que el predio infantil se encuentre en estado calamitoso, sigue teniendo posiciones de mando. Distintas fuentes  aseguran que aún se mantienen numerosos ñoquis K, con abultados contratos.
Pese a la renuncia del imberbe director del complejo, Sergio Roldán, nada se modificó. Y su nuevo reemplazante, Pablo Molero, que se presenta a sí mismo como director interino, no tiene poder de decisión.
Quien en los hechos es el encargado de conducir los destinos del predio infantil es el Secretario de Espacios Públicos de la comuna, Juan Ignacio Martínez Ayerra , ligado a su vez con Sergio Fernández, líder de la agrupación 28 de junio y actual titular del Hipódromo de La Plata (fue designado por el gobierno bonaerense a propuesta de Garro). Fernández sería uno de los impulsores de llevar máquinas tragamonedas al centro hípico local.
Martínez Ayerra, además, fue candidato del Frente Renovador en la lista que llevó Javier Pacharotti, ex presidente del Concejo Deliberante durante gran parte de la gestión de Pablo Bruera, como precandidato a intendente en las primarias del año pasado. Cabe recordar que Pacharotti fue denunciado, por su ex mujer, por violencia de género.
El Secretario de Espacio Público está en el ojo de la tormenta desde hace semanas, ya que es cuestionado por el estado paupérrimo en materia de higiene que muestra la ciudad de La Plata desde el momento de su asunción. Además del vuelco del tren en el complejo infantil, Martínez Ayerra se encuentra en la cuerda floja por un árbol gigante que cayó en el bosque platense, que dejó en evidencia la impericia mostrada por el municipio al no contar con un elenco técnico-profesional que sepa afrontar este tipo de sucesos.
Tanto Rodríguez Ayerra, como Roldán y Molero habrían estado al tanto del informe lapidario efectuado por el Colegio de Ingenieros de La Plata alertando sobre el deplorable estado de las instalaciones de la República de los Niños. Es decir, lo sucedido con el trencito histórico, que volcó y generó una veintena de heridos, podría haberse evitado. A eso se le suma que la formación habría sido conducida por una persona que ni siquiera era empleado municipal y, además, estaba realizando el recorrido en 11 minutos cuando debería haber tardado entre 16 y 18 minutos.


No hay comentarios: