domingo, 27 de marzo de 2016

de piketes en la city

Los bloqueos en el tránsito afectan cada vez más a la Ciudad y mientras un estudio indica que se realiza un promedio de dos protestas por día que los incluyen, hay jornadas en las que pueden concentrarse hasta diez protestas con corte de calle en horas pico y en distintos puntos del centro de La Plata. Durante el martes de la última semana, por caso, se registraron cinco protestas consecutivas que incluyeron cortes de calles y provocaron todo tipo de inconvenientes en la circulación.
Lejos de tratarse de una excepción, estas situaciones se vuelven cada vez más frecuentes y condicionan la vida de la Ciudad, donde se producen situaciones insólitas: automovilistas que tardan hasta una hora en recorrer la distancia que separa Plaza Italia de Plaza San Martín ( 6 cuadras) o hasta el cruce de micros, taxis y vehículos particulares a través de la Plaza Moreno ( a los cuales le  prometieron multas  fuertes) en el marco de otra jornada de caos que tuvo lugar a mediados de este mes.
Hasta hace un tiempo los piquetes eran menos frecuentes, pero ahora tenemos un corte día por medio y cada vez dura por lo menos cuatro horas. El problema para el comercio es que la gente deja de transitar por la zona y se vende menos. Yo puedo llegar a vender, un día de piquete, la mitad de lo que vendo un día normal. Y eso se convierte en un problema serio cuando hay protestas día por medio. Además, cuando queman gomas, se llena todo de un hollín aceitoso, que, si no se toman precauciones, puede arruinar la mercadería”, dice el dueño de un comercio del centro platense.
Un chofer de la línea Oeste y dice que los cortes de calle afectan tanto a los pasajeros como a los choferes.
“Para el pasajero se altera la frecuencia de los servicios y se alarga la espera. Un recorrido de una hora puede extenderse a una hora y media. Y el chofer también se ve afectado, porque lo primero que se resiente es el descanso entre vueltas, cuya duración depende del viaje, pero que es de media hora en promedio. Además, también se convierte en receptor de todas las quejas del usuario por la demora, cuando en realidad no tiene nada que ver”.
Durante la última semana se envió al Concejo Deliberante un “protocolo antipiquetes” que establece, entre otros puntos, que estas protestas deberán ser reportadas y consensuadas con las autoridades comunales y no se podrá incluir la quema de gomas, el uso de pirotecnia, ni estarán permitidos los “acampes”. El proyecto, que es similar al que impulsa el gobierno Nacional, generó críticas e interrogantes. Entre ellos, se cuestiona que se tome esta iniciativa cuando, ante la proliferación de cortes, no se toman las mínimas medidas para ordenar el tránsito. Mientras que desde las organizaciones sociales se expresa la preocupación por la nueva herramienta que, dicen, “criminaliza la protesta social”.
La iniciativa, que ya había sido anunciada días atrás por el intendente Julio Garro, fue presentada a principios de la última semana en el Concejo Deliberante, tiempo después de que un protocolo similar se impulsara a nivel nacional a instancia de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
La ordenanza para que la Ciudad cuente con su propio procedimiento frente a las manifestaciones públicas fue ingresada formalmente en el Concejo Deliberante por su presidente, Fernando Ponce, para ser tratada ni bien se inicien las sesiones ordinarias, a principios de abril.

No hay comentarios: